Casi todo el Delta del Ebro se podrá preservar en 100 años contra el cambio climático

TARRAGONA, 17 (EUROPA PRESS)

Prácticamente todo el Delta del Ebro (Tarragona) podrá preservarse en los próximos 100 años contra los efectos del cambio climático, según un estudio de la Conselleria de Medio Ambiente y Vivienda presentado hoy.

La zona, una de las más vulnerables de Catalunya al calentamiento global, podrá preservarse al menos a 100 años vista gracias al trabajo de la Conselleria sobre tres posibles escenarios: un ascenso en el nivel del mar de 15 centímetros en 2050; un aumento de este nivel en 40 centímetros en 2100, y un incremento de un metro en 2100.

Con estos escenarios, se trabaja sobre el pronóstico de retroceso de la línea de costa exterior, la inundación de terrenos adyacentes a la costa en el Fangar y Alfacs, la formación de salinas, las tormentas, la variación de la climatología y la reducción de los caudales del Ebro e inundaciones fluviales.

El conseller de Medio Ambiente y Vivienda, Francesc Baltasar, presentó una metodología --que podrá usarse posteriormente en otras zonas vulnerables--., que contempla medidas de gestión y planificación, obtención de datos, sensibilización ciudadana y actuaciones directas.

Propone la formación de dunas, la compensación de hábitats naturales, la construcción de infraestructuras de protección ecológica y la gestión de la arena de las playas. Se trata de fomentar una estrategia proactiva siempre que sea posible, y sólo reactiva cuando no haya más opción.

Según el estudio, el riesgo más elevado es para las lagunas de Olles, Canal Vell, lo Garxal, el Calaix de Buda, l'Alfacada, la Platjola, la Tancada y l'Encanyissada, así como las zonas húmedas de la isla de Sant Antoni, la del Buda, el rió Migjorn y las puntas del Fangar y la Banya. El riesgo medio y bajo se encuentra en los márgenes del Ebro en su tramo más bajo, en los arrozales y en las fuentes.

Diagnostica una pérdida de patrimonio por el aumento del mar, como los núcleos urbanizados de Ampollamar, el camping Ampolla-Platja, los edificios de La Marquesa, la urbanización Riumar, y los núcleos de Muntells y Poblenou del Delta.

Asimismo, prevé afectaciones en las infraestructuras viarias e hidráulicas a primera línea de la costa --los puertos de L'Ampolla, Deltebre y Sant Carles de la Ràpita--, y en puntos de cultivo de arroz.

El documento se enmarca en el Plan de Mitigación del cambio climático 2008-2012, y constituye una primera incursión a un conjunto de estudios que iniciará el Govern contra el calentamiento global. El próximo, se centrará en los recursos hídricos de Catalunya.