ÚLTIMA HORA DE LOS ATENTADOS: Los Mossos investigan si el imán de Ripoll era el líder de la célula yihadista

EL CALENTAMIENTO DE LOS MARES AMENAZA LA SALUD DE LOS ECOSISTEMAS COSTEROS

MADRID|
El aumento de las temperaturas del agua es responsable de la acumulación de nitrito (sal formada por la combinación del ácido nitroso con una base) en los ambientes marinos de todo el mundo, lo que supone un síntoma de cambios más amplios en las vías bioquímicas oceánicas normales que podrían destruir las redes alimenticias de los mares y afectar a la salud de los ecosistemas costeros, según un estudio realizado por dos investigadores de la Universidad de Georgia (Estados Unidos).El nitrito se produce cuando los microorganismos consumen amonio en los desechos de fertilizantes, las aguas residuales tratadas y los restos de animales. Demasiado nitrito puede alterar los tipos y las cantidades de plantas unicelulares que viven en los ambientes marinos, lo que afecta potencialmente a los animales que se alimentan de ellos, según explica James Hollibaugh, coautor del estudio.El trabajo, publicado en la revista ‘Environmental Science and Technology’, indica que esta situación también podría desencadenar floraciones de algas tóxicas y a crear zonas muertas donde no pueden vivir peces ni animales.“El aumento de la temperatura de los océanos está cambiando la forma en que los ecosistemas costeros, y probablemente también los terrestres, procesan el nitrógeno”, apunta Hollibaugh, quien añade: “Gran parte del ciclo global del nitrógeno tiene lugar en la zona costera”.Hollibaugh y Sylvia Schaefer, también coautora del estudio, encontraron picos veraniegos en las concentraciones de nitrito junto con aumentos masivos de microorganismos que lo producen en Isla Sapelo (Georgia), tras recopilar datos a lo largo de ocho años.Aunque la mayoría de los investigadores cree que la acumulación de nitrito es consecuencia de la deficiencia de oxígeno en un ambiente marino, Hollibaugh y Schaefer pensaron que otra cosa tenía que estar impulsando este fenómeno. "El paradigma enseñado cuando estaba en la escuela fue que la hipoxia, o falta de oxígeno, provoca la acumulación de nitrito", apunta Hollibaugh, quien añade: "Pero la costa de Georgia no es hipóxica, simplemente no encaja".EEUU, FRANCIA Y BERMUDASDespués de realizar experimentos en los que expusieron los organismos unicelulares conocidos como ‘Thaumarchaea’ a temperaturas variables del agua, los investigadores descubrieron que temperaturas más altas llevaron a que los microorganismos produjeran más nitrito."Los microorganismos implicados en este proceso son muy tolerantes a bajos niveles de oxígeno. Normalmente, dos grupos de microorganismos trabajan en estrecha colaboración para convertir el amonio en nitrato, de modo que no se ve realmente que el nitrito se acumule en absoluto, pero descubrimos que la actividad de estos dos grupos se desacopló como resultado del aumento de las temperaturas del agua", subraya Schaefer.Para ver si ese patrón se mantuvo más allá de Isla Saporo, Schaefer y Hollibaugh analizaron datos ambientales de 270 localidades de Estados Unidos, Francia y Bermudas, y confirmaron la relación entre temperaturas más altas del agua y acumulación de nitrito.Esta dependencia de la temperatura no fue apreciada por la comunidad investigadora hasta ahora, y puede tener consecuencias generalizadas incluso más allá de la gestión de la calidad del agua costera, advierte Hollibaugh.La acumulación de nitrito también puede desencadenar más producción de óxido nitroso, un poderoso gas de efecto invernadero que tiene más efecto sobre el cambio climático por molécula que el dióxido de carbono, dijo Hollibaugh. La producción de óxido nitroso aumenta las temperaturas globales, causando más acumulación de nitrito y la creación de un bucle de retroalimentación positiva.