Indígenas reclaman más atención a los problemas que causan el cambio climático

  • Toronto (Canadá), 19 abr (EFE).- Representantes indígenas de todo el mundo inician a partir de mañana en Alaska una cumbre sobre los efectos que el cambio climático tiene en sus comunidades y con la que reclamarán más atención a los problemas causados por el calentamiento global.

Indígenas reclaman más atención a los problemas que causan el cambio climático

Indígenas reclaman más atención a los problemas que causan el cambio climático

Toronto (Canadá), 19 abr (EFE).- Representantes indígenas de todo el mundo inician a partir de mañana en Alaska una cumbre sobre los efectos que el cambio climático tiene en sus comunidades y con la que reclamarán más atención a los problemas causados por el calentamiento global.

La Cumbre Mundial de Pueblos Indígenas sobre el Cambio Climático, que se inicia el lunes en la ciudad de Anchorage bajo el auspicio de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), quiere ser una plataforma que permita exponer la situación de los indígenas, explicó a Efe la presidenta de la reunión, Patricia Cochrane.

Cochrane, de origen estadounidense y quien es presidenta de la Cumbre, así como del Consejo Circumpolar Inuit (que representa a los indígenas del Ártico de Canadá, Estados Unidos, Rusia y Groenlandia), explicó que los indígenas son ignorados a pesar de los dramáticos efectos que el cambio climático está provocando en sus comunidades.

"Tenemos muchas dificultades para que nuestras opiniones se oigan", afirmó Cochrane.

La representante indígena añadió que la Cumbre es en respuesta a la necesidad de "encontrar un foro para que todos los pueblos indígenas se reuniesen y pudiesen hablar del cambio climático", los problemas que encaran en sus comunidades y "compartir conocimiento e información".

Durante la cumbre de Anchorage se presentarán informes regionales en los que se detallan los principales problemas que causa el cambio climático.

Cochrane citó como ejemplo el caso de Alaska, en el que el calentamiento global provoca que la "permafrost" (una capa de terreno que permanece helada durante todo el año) se derrita, lo que está causando el hundimiento de algunas comunidades.

"Varias de nuestras comunidades se enfrentan al traslado forzoso. Un reciente informe señaló que 26 comunidades están en peligro inminente por la desaparición de la 'permafrost' y al menos otras 60 comunidades tendrán los mismo problemas en los próximos años", explicó.

Entre los estudios que se presentarán en la Cumbre destacan dos procedentes de Latinoamérica. El primero se refiere a la situación de los agricultores mayas de las tierras altas del sur de México, quienes sufren sequías, heladas fuera de temporada y grandes cambios de temperatura.

Estas condiciones les obligan a buscar fuentes alternativas para la irrigación de sus cultivos y nuevas variedades de plantas que se adapten a los cambios.

El segundo informe se refiere a las dramáticas alteraciones de temperatura en la región Andina que afectan la agricultura, la salud humana y la biodiversidad.

Los datos que se darán a conocer en los próximos días revelan el aumento de enfermedades respiratorias, los problemas de la cría de alpacas (pequeños camélidos) y la reducción de la estación de cultivo, que en algunos lugares de la región se ha disminuido a la mitad.

Otro de los temas que discutirán los 400 delegados de 80 países que atenderán la reunión es la idea de formular un régimen legal internacional que proteja los derechos de comunidades desplazadas.

La Cumbre concluirá el 24 de abril con una declaración y plan de acción, así como con "un llamamiento a los Gobiernos de todo el mundo para que incluyan completamente a los pueblos indígenas" en cualquier acuerdo sobre cambio climático que se adopte en el futuro en sustitución del Protocolo de Kioto.

La idea de los organizadores de la Cumbre es presentar un frente común de cara a la conferencia de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre el cambio climático, que se celebrará en diciembre de este año en la ciudad danesa de Copenhague y donde se tratará de acordar un nuevo protocolo que continúe el de Kioto.

Cochran, dijo que "los pueblos indígenas han sido los que menos han contribuido al problema mundial del cambio climático, pero con casi toda seguridad serán los más castigados por su impacto".

Los pueblos indígenas están formados por entre 300 y 350 millones de personas (alrededor del seis por ciento de la población mundial), repartidos entre al menos 5.000 grupos distintos en más de 70 países.