Los efectos del cambio climático pueden ser este siglo el doble de severos de lo que se creía, según el MIT

Nuevos cálculos apuntan una probabilidad media de calentamiento de 5,1 grados y un rango entre 3,6 y 7,4 en función de las políticas

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Los efectos del cambio climático durante el presente siglo pueden ser el doble de severo de lo que se creía hasta ahora si no se pone en marcha una acción "masiva y rápida" para frenar su progresión, según nuevos cálculos realizados por el Instituto Tecnológico de Masachusets (MIT) a través de un nuevo modelo de sistemas integrados que tiene en las actividades económicas y humanas en conjunción con los procesos climáticos.

El trabajo, realizado por el Programa Conjunto de Ciencia y Política del Cambio Climático del MIT y cofinnaciado por el Departamento de Estado de Energía de los Estados Unidos, plantea 400 escenarios con variaciones mínimas de diferentes parámetros.

Los resultados arrojan una probabilidad media de calentamiento del planeta de 5,1 grados centígrados para el año 2100, dentro de un abanico entre 3,6 y 7,4 grados de incremento, en función de pequeñas variaciones y las políticas que se tomen. El Panel Intergubernamental de Cambio Climático de ONU (IPCC) estima que la temperatura no debe incrementarse más de 2 grados centígrados de media en el planeta durante este siglo para que los efectos no sean devastadores.

Según los responsables de estos nuevos cálculos, el modelo utilizado es el único que incluye un tratamiento detallado e integrado de los posibles cambios en la actividad humana, el nivel de crecimiento económico y el uso de la energía en diferentes países, junto con la actividad climática.

COMBINACIÓN DE EFECTOS

El director del Programa y coautor del informe, Ronald Prinn, recuerda que en relación al cambio climático es importante basar las opiniones y las políticas en observaciones científicas permanentemente actualizadas. "Nuestro trabajo es único", dijo en referencia a que en él confluyen los resultados de impactos relacionados con la actividad económica combinados con los efectos en los sistemas atmósdericos, oceánicos y biológicos.

La diferencia de rangos en el incremento de temperatuas, según este nuevo informe, depende de modelos económicos y nuevos datos económicos que muestran menos posibilidades de descenso de emisiones de las que se habían proyectado en escenarios anteriores.

Otros variaciones se deben a la existencia de contabilidades nacionales que en el pasado que "camuflaban" el calentamiento debido al enfriamiento generado por los volcanes en el siglo XXI y por emisiones de ollín, que se pueden añadir a los efectos del calentamiento. Además, también varían cifras sobre el calentamiento en el océano profundo.

Prinn señala que éstas y otra variedad de cambios basados en nuevos cálculos y análisis cambian las probabilidades sobre lo que podría esperarse en este siglo en escenarios donde no se actúa. Sin embargo, apunta que todos los cambios van "desgraciadamente" en la misma dirección. "Apuntan a que puede haber más calentamiento global", añadió.

ES "URGENTE" ACTUAR

Mientras que los resultados en escenarios en los que no se adopten políticas contra el cambio climático son mucho peores que antes, hay menos variaciones respecto a análisis previos en aquellos en los que se contemplan políticas fuertes para reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero. "Sin acción hay un riesgo mucho más significativo de lo esperado hasta ahora, lo que incrementa la urgencia de llevar a cabo una acción política", añade Prinn.

Para ilustrar el rango de probabilidades regodidas en los 400 simulaciones, Prinn y su equipo reprodujeron en una ruleta los escenarios más actuales en diferentes niveles de aumento de temperatura. La ruleta ofrece una representación gráfica de lo serios del potencial impacto climático.

"Las posibilidades recogidas en este modelo podrían estar realmente subestimando el problema porque no recogen por completo otras efectos, como el incremento de temperaturas por el dehielo de permafrost en las regiones árticas y la consecuente liberación de grandes cantidades de metano, un potente gas de efecto invernadero", comenta.

Por ello, los científicos del MIT consideran "esencial" comnenzar a realizar mayores cambios para adoptar políticas nacionales e internacionales "tan pronto como sea posible", en especial en relación a la tranformación del sistema global de nergía.