ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

El turismo mantiene en Semana Santa las cifras de ocupación habituales, salvo en Pamplona y Tudela, donde ha descendido

PAMPLONA, 15 (EUROPA PRESS)

El turismo rural en Semana Santa en Navarra ha mantenido la ocupación del 90 por ciento, similar al de 2008, mientras que el de las ciudades de Pamplona y Tudela se ha situado en torno al 60 por ciento, un 10 ó 15 por ciento menos, según datos que maneja la Asociación de Empresarios de Hostelería de Navarra (AEHN).

En concreto, los establecimientos rurales de Navarra asociados a AEHN, es decir hoteles rurales, campings o bungalos, han mantenido durante los cinco días de Semana Santa una ocupación cercana al 90 por ciento, una cifra "muy parecida a la de años anteriores", según explicó en declaraciones a Europa Press, el secretario general de la asociación, Nacho Calvo.

Sin embargo, los que sí han notado en mayor medida la crisis económica han sido los hoteles de las dos ciudades más importantes de Navarra, Pamplona y Tudela, que han estado ocupados en torno al 60 ó 70 por ciento "como mucho", un 10 ó un 15 por ciento menos que en 2008.

No obstante, y a pesar de la considerable bajada, Calvo quitó importancia a las cifras relativas a la Semana Santa "ya que cinco días en el calendario no tienen importancia, porque en tan poco tiempo nadie gana o pierde". A su juicio, lo más importante son las cifras anuales, que han bajado desde los últimos meses de 2008 y lo que llevamos de 2009, un 10 por ciento.

Entre las causas de este descenso, Calvo afirmó que "todo se debe a la crisis económica", aunque "evidentemente también afecta el tiempo y este invierno ha sido muy duro, porque por mucho que hagas promoción esto no es Mallorca y el clima influye mucho".

Asimismo, Calvo destacó que la crisis también se ha dejado notar en las reservas de última hora, que han aumentado mucho este año porque "la gente, debido a la psicosis, no hace planes hasta última hora".

En cuanto a la actividades en los bares y restaurantes de Pamplona, Calvo apuntó también a un descenso, "tanto en Semana Santa como en todo el año" y además estos clientes "gastan menos que antes a la hora de consumir".

Según subrayó, estos comercios "lo están pasando muy mal" porque "no sólo se está perdiendo consumo externo de los turistas que vienen de fuera, sino también del interno". A este respecto, sostuvo que también los restaurantes de alto nivel de Pamplona están perdiendo clientes "y con ello están bajando los precios y a su vez la calidad, porque si no se consumen determinados productos se dejan de ofrecer".

Calvo tampoco se mostró optimista de cara a lo próximos meses, puesto que "se desconoce si la crisis ha tocado o no fondo y no sabemos si podemos empezar a pensar en la recuperación". Sin embargo, matizó que "al menos dentro de lo que cabe estamos contentos porque estamos mejor que otras comunidades autónomas".

A este respecto, manifestó que Valencia y Canarias "lo están pasando francamente mal", ya que en estas comunidades la bajada es entorno al 30 ó 40 por ciento, porque ellos "sí dependen de un turismo más masificado, y aquí no dependemos de tantos miles de personas".

Por último, Calvo también achacó la falta de turistas "a la falta de promoción turística por parte del Gobierno de Navarra, que impide "que la gente se acerque más" a la Comunidad foral, y criticó que para el Ejecutivo "nunca hemos sido un sector estratégico".