Meteorología instalará sensores de temperatura en Murcia para mejorar la predicción en las alertas por ola de calor

El invierno contó con cuatro episodios de tiempo extremo en la Región, siendo los más sorprendentes los dos de fuertes vientos MURCIA, 23 (EUROPA PRESS) La Agencia Estatal de Meteorología de la Región de Murcia instalará antes de verano, en la ciudad de Murcia, cuatro o cinco sensores de temperatura, con el objetivo de mejorar la predicción a la hora de elaborar las alertas ante una posible ola de calor, según anunció hoy el delegado territorial de la Aemet, Fernando Belda. En este sentido, explicó que se podrá estudiar mejor las olas de calor y la influencia de los contaminantes, y señaló que "los datos que se recogen en las estaciones principales normalmente no se corresponden con lo que sufre el ciudadano que está andando por la calle". Y es que, apuntó Belda, la "isla térmica" que hay en las ciudades hace que la diferencia de temperaturas con las estaciones principales sea de entre tres y cuatro grados. Belda realizó estas declaraciones, en rueda de prensa, junto al delegado del Gobierno, Rafael González Tovar, tras la intervención de ambos en unas jornadas con motivo de la celebración hoy del Día Meteorológico Mundial, que este año se conmemora con el lema 'El tiempo, el clima y el aire que respiramos'. En este sentido, González Tovar destacó el trabajo de la delegación de la Aemet en la Región de Murcia, en especial en lo que respecta a su labor investigadora, y explicó que dispone de instalaciones punteras en la medida de la radiación global, difusa y directa, la radiación infrarroja y ultravioleta y del ozono. Precisamente, González Tovar incidió en que la pérdida de la capa de ozono se traduce en un aumento de las radiaciones ultravioletas y, con ellas, del melanoma en la piel y otras enfermedades, lo que hay que tener muy en cuenta en la Región, donde las horas de irradiación solar son elevadas. TIEMPO EXTREMO En cuanto al invierno que acabamos de dejar atrás, Belda indicó que, según los datos recopilados, "el comportamiento en la Región fue normal en términos generales, destacando cuatro episodios de tiempo extremo, uno de nieve y lluvia, otro de lluvias generalizadas, y dos de vientos fuertes, sorprendiendo especialmente estos últimos, ya que fue toda la Región con vientos de más de 90 kilómetros por hora". En concreto, en el primer episodio se registró en la primera decena de enero, con precipitaciones en forma de nieve en las comarcas del Noroeste, Alto Guadalentín y Sierra Espuña, alcanzándose espesores de nieve superiores a 20 centímetros en el Campo de San Juan (Moratalla). Estas precipitaciones fueron en forma de lluvia en el resto de la Región, acumulándose en el campo de Cartagena y Mar Menor cantidades próximas a los 50 litros por metro cuadrado. El otro episodio de lluvias fue en los primeros días de este mes de marzo, con precipitaciones persistentes y generalizadas en toda la Región, registrándose hasta 100 litros por metro cuadrado en puntos del Valle del Guadalentín y de la comarca del Río Mula. No obstante, Belda aclaró que "las cantidades de precipitación acumuladas durante el invierno, unos 80 litros/m2 en promedio, pueden considerarse como normales". En total, se contabilizaron 35 días con lluvia, pero sólo se acumularon cantidades importantes en los dos citados episodios de tiempo extremo. Respecto al viento, pese al predominio del Levante, se computaron dos episodios extremos, el primero de ellos asociado a un fenómeno conocido como 'ciclogénesis explosiva', que tuvo lugar en la tercera decena de enero y afectó a toda la Región, registrándose rachas de 108 km/h en Mula y 104 km/h en Zarcilla de Ramos y Molina de Segura. El segundo, a principios de marzo, fue especialmente severo en la comarca del Altiplano, alcanzándose los 115 km/h en Yecla y los 100 km/h en Jumilla. A su vez, Belda apuntó que el invierno comenzó con un período de temperaturas máximas relativamente frías, acentuándose a finales de la primera decena de enero, con el episodio más frío de la estación. Así, el 8 de enero, la media de las máximas para el conjunto regional se aproximó a los 5 grados, y la media de las mínimas, el día 10, bajó hasta un grado bajo cero. En la tercera decena de enero, y asociado a un episodio de vientos del noroeste, las temperaturas máximas cambiaron su tendencia, alcanzándose valores próximos a los 25 grados, inusuales en ese mes. Durante el resto del invierno, las temperaturas se ajustaron a los valores normales de la época. DISTINCIONES En el transcurso de la jornada, González Tovar hizo entrega de distinciones a tres colaboradores de la red climatológica de Aemet en la Región de Murcia: Antonio Palazón Ariño, colaborador de Alhama de Murcia; Leonardo Buendía Sánchez, colaborador de la pedanía murciana de Beniaján; y Diego del Amor Carmona, colaborador del embalse de Argos. El acto contó con la asistencia de diversos representantes de instituciones que habitualmente utilizan los servicios de la Aemet en la Región, como la Universidad de Murcia, el aeropuerto de San Javier y la base aérea de Alcantarilla, el Instituto Oceanográfico, la Demarcación de Costas, la Dirección Provincial de Tráfico, la Confederación Hidrográfica del Segura, el Instituto Geológico y Minero, y la Consejería de Agricultura y Agua, entre otros.