(Ampliación) Las ayudas directas para la compra de coches entrarán en vigor el próximo lunes

La Comunidad de Madrid rechaza sumarse al Plan 2000E y Sebastián dice que las CCAA tienen tiempo de sobra para unirse antes del lunes

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, anunció hoy que el Plan 2000E, consistente en una ayuda directa para la adquisición de coches, entrará en vigor el próximo lunes, con el fin de evitar perjuicios al mercado automovilístico.

Sebastián explicó que desde el lunes los automovilistas contarán como mínimo con una ayuda de 1.500 euros (500 aportados por el Gobierno y 1.000 por las marcas), a expensas de lo que decida cada comunidad autónoma sobre su contribución.

El Plan 2000E, que estará vigente un año y comprenderá 200.000 operaciones, contempla una ayuda directa para la adquisición de coches con un precio de hasta 30.000 euros a cambio a achatarrar un vehículo de más de diez años de antigüedad.

De los 2.000 euros por operación previstos en el programa, el Gobierno central aportará 500 euros, a las comunidades autónomas corresponden otros 500 euros y los fabricantes de automóviles contribuirán con los 1.000 euros restantes.

APLICACION INMEDIATA.

El titular de Industria resaltó la importancia que tiene la implantación inmediata de las ayudas directas a la compra. "Las ayudas directas son positivas pero tienen un pequeño inconveniente que en cuanto se anuncian paralizan las ventas del sector, por lo que hay ponerlas en marcha lo antes posible", afirmó.

Por otro lado, Sebastián señaló que el Plan VIVE (Vehículo Innovador-Vehículo Ecológico) "está próximo a su finalización" después de haber cumplido sus objetivos "en la mitad del tiempo previsto". "Estaba previsto para un año y en menos de seis meses ha cumplido 60.000 vehículos de los 70.000 fijados", explicó.

Por ello, aseguró que ha considerado conveniente "abrir una nueva etapa", siguiendo con la experiencia llevada a cabo por otros países como Alemania o Italia, en donde ha tenido resultados positivos. Por ello, comunicó que a partir del próximo lunes 18 de mayo "todos los ciudadanos que decidan cambiar un coche antiguo por uno nuevo, bajo unas condiciones tendrán una ayuda de al menos 1.500 euros, 500 del Estado y 1.000 euros de los fabricantes de automóviles".

Asimismo, el ministro de Industria comunicó que han invitado a todas las comunidades autónomas a que se sumen con otros 500 euros a esta iniciativa, para que las ayudas directas a la compra de automóviles asciendan a 2.000 euros por vehículo.

"España sería el segundo país en generosidad, después de Alemania, en ayudas directas a la compra de automóviles. Es una invitación a las comunidades autónomas, pues creemos que ir de la mano es mucho mejor que cada uno vaya por su cuenta", apuntó.

"TIEMPO DE SOBRA".

En este sentido, Sebastián resaltó que hasta el próximo lunes "hay tiempo de sobra" para trabajar conjuntamente con las comunidades en cuestiones técnicas para que todos los españoles puedan acceder a los 2.000 euros previstos en el plan.

"El automóvil es un sector estratégico en nuestro país y lo va a seguir siendo. Deseo que con este plan haya una recuperación de la confianza y de las ventas y que pongamos una primera piedra para una recuperación económica que esperamos cercana", aseguró.

En esta línea, Sebastián manifestó su intención de publicar "a lo largo del día" la lista de las comunidades autónomas que han decidido sumarse a este programa de incentivos directos a la compra de forma conjunta con el sector del automóvil y con el Gobierno. Igualmente, subrayó que los fabricantes de coches se han sumado a esta medida "con entusiasmo" y manifestó su deseo de que los gobiernos regionales se sumen "por unanimidad".

En cuanto a las comunidades, el titular de Industria señaló que hasta el momento la respuesta que han obtenido durante la reunión con los representantes autónomos "ha sido positiva". "Estamos en plena reunión y en general la acogida es muy positiva", afirmó.

MADRID DICE "NO".

Por su parte, el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Antonio Beteta, afirmó hoy que el Gobierno regional no se sumará a la ayuda directa para la compra de nuevos vehículos, anunciada por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, y defenderá las subvenciones regionales existentes, como el descuento del 20% en el Impuesto de Matriculación.

Beteta anunció en un receso entre el ministro y los responsables autonómicos con las comunidades autónomas, que Madrid no aportará los 500 euros con los que el Gobierno central pedía que las regiones colaborasen dentro de este plan.

El consejero madrileño defendió las subvenciones regionales ya en marcha, como el descuento del 20% en el Impuesto de Matriculación, y abogó por que el Estado aplique una reducción de impuestos para el sector de la automoción.