Los coches voladores, la última apuesta entre los gurús de Silicon Valley


  • Empresas como Uber, Google o Airbus han apostado por los coches voladores y quieren ser pioneras en este nuevo vehículo.

  • El precio y la regulación nacional o intencional serán algunas de las barreras que los fabricantes tendrán que superar.

Los coches voladores, la última apuesta entre los gurús de Silicon Valley

Los coches voladores, la última apuesta entre los gurús de Silicon Valley

Etiquetas

Poder volar siempre ha sido uno de los objetivos de la humanidad. Desde la mitología griega, el ser humano se ha imaginado a si mismo volando, un sueño que está cada vez más cerca gracias a Silicon Valley. Los gurús tecnológicos de esta zona de San Francisco se han obsesionado con los coches voladores y ya tenemos varios prototipos.

Desde Uber hasta Google pasando por Airbus. Todas ellas tienen entre sus planes su propio coche volador. Los prototipos ya están surcando los aires y a finales de 2017 algunos estarán disponibles para la venta. El problema al que se enfrentan: de momento no hay ninguna ley ni nacional ni internacional que los regules. Solo nos queda esperar.

Uber, los primeros en proponer los taxis voladores

La semana pasada, Uber anunció una serie de alianzas a través de las que espera realizar en 2020 las primeras demostraciones de un sistema futurista de transporte a demanda utilizando pequeños dispositivos aéreos.

Este proyecto se llama 'Elevate' y ha sido diseñado para descongestionar el transporte urbano mediante el uso de una red de aparatos eléctricos de despegue vertical (VTOL, en inglés), a medio camino entre el automóvil volador y el mini helicóptero.

Estas máquinas podrían despegar, aterrizar y recargarse en una red de "vertipuertos" instalados en las azoteas de los edificios de estacionamientos en las áreas existentes designadas para los helicópteros o en terrenos sin uso alrededor de los intercambiadores de transporte.

El cofundador de Google ya tiene el suyo

El cofundador de Google, Kitty Hawk,ha dado a conocer su prototipo de coche volador. El Flyer de Kitty Hawk es un "avión totalmente eléctrico" que puede aterrizar y despegar desde tierra o agua y la compañía asegura que se controla de forma intuitiva con la que cualquiera puede "aprender a volar con seguridad en cuestión de minutos". Para hacerlo, cuenta con ocho rotores que permiten transportar a una persona sentada de 100 kilos.

La compañía ha explicado que cuando salga al mercado tendrá una estética distinta a la mostrada en el prototipo, adelantando así que el diseño estará más cuidado y no parecerá un dron gigante con manillar y patines.

Lilium estará disponible en 2018

Una 'start-up' patrocinada por la ESA está desarrollando el primer avión de despegue y aterrizaje vertical del mundo para uso personal. Este aparato eléctrico de dos plazas, denominado Lilium, abrirá la puerta a una nueva clase de aviones más simples, más silenciosos y ecológicos disponibles partir de 2018.

Se trata de un avión que puede despegar y aterrizar verticalmente y no necesita la infraestructura compleja y costosa de un aeropuerto. Para reducir el ruido y la contaminación, la empresa está utilizando motores eléctricos por lo que también se puede utilizar cerca de las zonas urbanas.

Fundada en febrero de 2015 por cuatro ingenieros y estudiantes de doctorado de la Universidad Técnica de Munich, en Alemania, Lilium ya ha demostrado el concepto con varios prototipos a escala de 25 kilos y ahora está desarrollando su primer avión ultraligero de despegue y aterrizaje vertical.

El vehículo Lilium combina los beneficios de helicópteros y aviones de ala fija, evitando sus inconvenientes. Aunque en un principio restringido a los campos de aviación, el objetivo es que pueda despegar verticalmente desde casi cualquier lugar, incluso desde jardines de patio trasero, ya que sólo necesita una superficie plana abierta de aproximadamente 15x15 metros.

El avión está clasificado como un avión ligero deportivo para dos ocupantes, y se requiere licencia de piloto con una formación mínima de 20 horas, casi como un permiso de conducir.

Airbus empezará a probar su coche volador a finales de 2017

La empresa aeroespacial Airbus ha desvelado la fecha del lanzamiento de su coche volador. En una entrevista, publicada en el diario francés Le Figaro, el presidente de la compañía de aeronáutica, Tom Enders aseguró que “el primero volará a finales de 2017”.

Se conoce como Vahana, un coche volador pensado para el transporte de personas en cuyo concepto lleva tiempo trabajando la firma francesa. En su opinión hay “una efervescencia en torno a proyectos de coches volantes” en el marco de la “revolución” que vive la industria automovilística.

Según Enders, Airbus controla “la casi totalidad de las tecnologías necesarias” para desarrollar “vehículos aéreos autónomos”, como la miniaturización, la inteligencia artificial, la conectividad o las baterías eléctricas.

Quizás, lo más complicado para que el coche volador empiece a surcar los cielos es conseguir los permisos ya que de momento no existe ninguna ley que contemple el transporte de pasajeros en vehículos aéreos no tripulados. Además, de la seguridad para los usuarios.

Desde la compañía se muestran convencidos del éxito de estos vehículos, que contribuirán a solucionar problemas relacionados con la saturación del tráfico de grandes ciudades, como Singapur, Sao Paulo o Tokio. Para ver ya estos coches en los cielos del mundo hay que esperar un poco más.

'Ehang 184', el dron que quiere ser un coche volador

El 'Ehang 184' tiene los cuatro propulsores con hélices horizontales característicos de este tipo de aparatos pero incluye una gran novedad: puede transportar a una persona en cabina.

Su batería tarda dos horas en cargarse, supera los 23 minutos de vuelo y es capaz de alcanzar una velocidad de 100 km/h. El pasajero no puede dirigir manualmente el trayecto del dron, pero sí puede solicitar al aparato que viaje a un determinado destino a través de una aplicación descargada en el móvil.

Derrick Xiong es el fundador de la firma china Ehang, encargada de desarrollar este modelo de dron y ha explicado que planean vender el aparato a un precio de entre 200.000 y 300.000 dólares. Xiong ha destacado su posible utilidad en emergencias médicas, turismo, transporte urbano o ayuda en caso de desastres naturales.

Por el momento, la ciudad neozelandesa de Aucklandya ha mostrado interés en usar este nuevo medio de transporte, mientras que en China por ahora será difícil su implantación, debido a las estrictas leyes de uso del espacio aéreo que hay en el país.

Terrafugia Transition, el avión que se transformó en coche

El Terrafugia Transition ha sido el primer coche en surcar el cielo. En realidad este modelo nació como un avión que luego se adaptó a un coche. Desde el año 2009 es legal y en la actualidad la empresa está trabajando en un prototipo de tercera generación.