Industria cree que el Plan 2000E frenará en más de un 15% la caída de las ventas de coches

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio estima que la puesta en marcha de las ayudas directas a la compra de coches a través del denominado Plan 2000E, que entra hoy en vigor, generará una demanda adicional que permitirá frenar la caída de las ventas en más de un 15%.

Así lo aseguró hoy el director general de Industria, Jesús Candil, quien, en declaraciones a la Ser recogidas por Europa Press, expresó su confianza en que la mayor parte de las comunidades autónomas se sumen a este plan de ayudas con la aportación de 500 euros por operación.

"En principio, los fondos disponibles para estas ayudas podrían llegar hasta los 200.000 vehículos. Teniendo en cuenta que un buen objetivo de ventas para el año podría ser algo más de un millón de matriculaciones, estamos hablando de un incremento (de la demanda) superior al 15%", expuso Candil.

OPORTUNIDAD DE IR "TODOS JUNTOS".

Según el director general de Industria, quien se mostró confiado en que las ayudas permitan también paliar la pérdida de empleo en el sector del automóvil, el Plan 2000E representa "una buena oportunidad de ir todos juntos ante un problema importante como es la caída brutal del mercado del automóvil en España".

Respecto al respaldo del programa por parte de las comunidades autónomas, Candil manifestó su "esperanza" de que la mayor parte de ellas "se suban al carro". "Hemos tenido reuniones con las comunidades autónomas y creo que progresivamente se irán adhiriendo al plan la inmensa mayoría", agregó.

Candil admitió que, "en términos generales", el Gobierno no había tratado con los Ejecutivos autonómicos antes del Debate sobre el estado de la Nación sobre la propuesta que formuló en el Congreso el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, si bien insistió en que todas las comunidades se pueden sumar a las ayudas.

PLAN 2000E.

El Plan 2000E entra hoy en vigor, con la garantía de una ayuda mínima para la compra de coches de 1.500 euros, 500 aportados por el Gobierno central y 1.000 por los fabricantes. Algunas comunidades se sumarán con otros 500 euros, otras regiones han rechazado esta posibilidad y otras sumarán sus propios planes de incentivos.

Para acogerse al Plan 2000E es necesario entregar para el achatarramiento un vehículo de más de diez años de antigüedad y adquirir otro con un precio inferior a 30.000 euros y con un nivel de emisiones de hasta 149 gramos de CO2 por kilómetro.

Además, el programa comprende ayudas de 500 euros para la adquisición de coches seminuevos e incluye a los vehículos comerciales ligeros con emisiones inferiores a 160 gramos por kilómetro. El plan se mantendrá en vigor durante un año o hasta que se agote la dotación presupuestaria de 100 millones de euros consignada por el Gobierno.