Irritación en Italia tras declaraciones del comisario Verheugen en las que desacredita a Fiat

ROMA, 24 (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Gloria Moreno)

Las declaraciones del comisario europeo de Industria, Guenter Verheugen, en las que duda de la capacidad de Fiat para comprar el grupo americano Chrysler y el alemán Opel causaron hoy irritación en Italia, empezando por el consejero delegado del grupo italiano, Sergio Marchionne, quien se dijo "asombrado por el tono y el contenido" de esta toma de posición.

En una entrevista a una radio alemana, Verheugen, que es de origen alemán, había manifestado sorpresa ante la posibilidad de que Fiat esté intentando llevar a cabo contemporáneamente dos importantes operaciones de compra, poniendo en duda su capacidad financiera real.

"Creía que su papel en Bruselas era claramente imparcial, independientemente de su nacionalidad", respondió secamente Marchionne. A su reacción, sucedió la del ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, que expresó "viva sorpresa" por las declaraciones de Verheugen.

"Sobre las cuestiones de carácter económico-industrial son necesarias reglas del mercado único y de la competencia iguales para todos", subrayó el jefe de la diplomacia italiana a través de una nota, en la que pidió al presidente de la Comisión europea, José Manuel Barroso, que desmienta tales declaraciones.

Frattini consideró que el posicionamiento del comisario alemán supone "una interferencia en las decisiones industriales de sujetos privados, todavía más inaceptable si se tiene en cuenta que una de las empresas en cuestión es de la misma nacionalidad que el vicepresidente de la Comisión".

También criticó a Verheugen, la presidenta de la Patronal italiana, Emma Marcegaglia, para quien la conducta del comisario ha sido "grave" y "en un cierto modo, destruye Europa".