El Monopoly ficha a un pingüino, un pato de goma y un tiranosaurio rex


El Monopoly ficha a un pingüino, un pato de goma y un  tiranosaurio rex

El Monopoly ficha a un pingüino, un pato de goma y un tiranosaurio rex

El Monopoly tiene tres nuevas fichas. El popular juego de la marca Hasbro lanzó el pasado mes de enero una encuesta para que los jugadores eligieran tres nuevas figuras que aparecerán en la nueva edición. El resultado han sido un pingüino, un pato de goma y un tiranosaurio rex. Estos tres animales sustituirán a al mítica bota, la carretilla y el dedal.

Más de 4,3 millones de personas de 146 países acudieron a la llamada de estas particulares urnas virtuales. En total se les presentaron 64 diseños muy dispares entre sí como una hoguera, un hashtag, una gramola, un móvil de los años ochenta, una tortuga, un patinete o múltiples y variados emojis, ideales para atraer a los millennials .También participaron en estos multitudinarios comicios las fichas clásicas.

Los usuarios optaron por mantener el terrier escocés (que fue el más votado), el sombrero de copa, el coche de carreras, el buque de guerra y el gato (incorporado en 2013) y añadir a la colección un pato de goma, un Tiranosaurio rex y un pingüino. Las salientes, que se unirán a la ya desaparecida plancha, serán la bota, el dedal y la carretilla.

El jefe de Hasbro, Jonathan Berkowitz, apuntó que continuarán el perrito, el sombrero, el coche antiguo y el buque de guerra, que han formado parte del juego de mesa clásico por décadas, así como el gato añadido en 2013.

Así se creó el juego

Las piezas originales del juego, que se hizo popular en EEUU tras la Gran Depresión precisamente porque promovía la contención y la inversión juiciosa, eran los abalorios de una pulsera de la nieta de su creador, Charles Darrow. Las de su primera versión oficial, que salió a la venta en 1935 de la mano de Parker Brothers, fueron la plancha, el bolso, el farolillo, el dedal, el zapato, el cañón, el caballito de madera, el bólido de carreras y la chistera. Estas dos últimas son las únicas supervivientes a día de hoy.

El farolillo y el caballo fueron las primeras en caer en el olvido. En la década de los 50 llegó el querido terrier escocés y el los noventa un saco lleno de dinero, que en 2013 fue sustituido por el gato.