ÚLTIMA HORA DE LOS ATENTADOS: Rajoy y Puigdemont comparecen juntos y se hacen la foto de la unidad

Turquía y Europa, claves de una relación cada día más tensa


Turquía y Europa, claves de una relación cada día más tensa

Turquía y Europa, claves de una relación cada día más tensa

La relación entre la Unión Europea y Turquía se ha instalado en la inestabilidad. No siempre ha sido así. Históricamente para la UE Ankara representaba una senda de modernidad y se consideraba un modelo a seguir por otras sociedades de la zona. Paralelamente, Ankara para la UE significaba una oportunidad. No extraña. Turquía y sus 80 millones de habitantes son un gran estímulo para el mercado común. De ahí que en 2005, Bruselas iniciara el proceso de adhesión y Turquía se esforzara por cumplir con las exigencias europeas.

Esta voluntad de cooperación ayudó a lograr grandes avances en materias sensibles como la firma del acuerdo del 28 de marzo del año pasado para acabar con la migración irregular desde Turquía a la UE y frustrar el modelo de negocio de los traficantes. A cambio, la UE abrió la puerta a la negociación de la exención de visados para acceder a los países miembros que forman parte de Schengen.

Tras el golpe, Erdogan se acerca a Putin 

En un principio el acuerdo fue saludado para la respuesta a la crisis migratoria, además de un avance en las relaciones bilaterales. Pero, rápidamente cambió el viento con la reacción de Erdogan a raíz del golpe de Estado en el mes de julio tras el cual se produjo una represión en todos los ámbitos, incluida la posibilidad de restaurar la pena de muerte. Tampoco ayudó el acercamiento de Turquía a la Rusia de Putin, en aras a la cooperación de cooperar en el conflicto sirio y su lucha contra Estado Islámico.

En este ambiente de tensión y desencuentro, el Parlamento Europeo, exigió congelar las negociaciones para la adhesión de la UE como consecuencia de estas acciones contra las libertades civiles y políticas. En este escenario ¿en qué estado se encuentra esta relación?

Cada vez más vez más voces piden negarle la adhesión a la UE 

En su intervención en el foro 'Turquía, un vecino lejano', organizado por el Parlamento Europeo en la sede de la Fundación Diario Madrid la Eurocámara se ha pronunciado muy claramente a favor de suspender las negociaciones de adhesión con Turquía por el recorte de libertades y derechos que está realizando el Gobierno desde el fallido golpe de Estado del 15 de julio.

Así lo ha subrayado Maite Pagazaurtundúa, eurodiputada del grupo de los liberales quien ha subrayado que Turquía es un gran vecino con una trayectoria política y cultural cercana pero que desde hace unos años ha degradado el estado de derecho. “Turquía es uno de los países que más ha degradado el Estado de Derecho en los últimos tiempos", ha subrayado. Al tiempo que ha recordado que países europeos como Hungría y Polonia también están experimentando un gran y preocupante deterioro en sus libertades.

Una opinión similar comparte Juan Fernando López Aguilar, eurodiputado del grupo de los socialistas y demócratas europeos: “Yo me he manifestado críticamente respecto a este proceso autoritario en Turquía que contradice los criterios de Copenhague (que rigen la adhsesión de un estado a la UE). Ahora bien, López Aguilar ha recordado que “no hay criticar ni enseñarse con Turquía porque es un país vecinos y es mala idea llevarte mal con los vecino”. En este sentido, ha recordado que “Turquía es un vecino inmediato, un socio estratégico y el más antiguo candidato a la adhesión”.

Pese a que los participantes coinciden en subrayar la importancia estratégica de Turquía, también están de acuerdo en que las libertades están cada vez más coartadas en el país, especialmente tras el intento de golpe de Estado del pasado 15 de julio.

Caza de brujas total desde el golpe 

Desde el pasado verano, el gobierno de Erdogan ha arrestado e interrogado a más de 7.000 personas supuestamente relacionadas con la organización religiosa Fetullah Gullen, a la que consideró responsable de la revuelta, pero también a políticos y académicos que la izquierda y pro-kurdos. En la actualidad, los colíderes del HDP, el tercer país partido del país y con fuerte arraigo entre la población kurda y otros 11 diputados nacionales siguen en prisión así como más de 120 periodista.

Más de 120 leyes turcas sobre los medios de comunicación contravienen a la Comisión Europea y son usadas cotidianamente para arrestar, encarcelar, procesar y violar la libertades de expresión y prensa. Se han cerrado más de 190 medios de comunicación y crece la presión sobre medios como Curriyet, componiendo una dura radiografía de la libertad de prensa en el país que ha llevado a RSF a calificar como la cárcel para los periodistas al país turco. Esta represión ha caído sobre 23.000 miembros de las fuerzas de seguridad, 20.000 militares, 8.000 médicos, 3.600 jueces y fiscales, 6.300 profesores y han sido cerradas más de 1.280 escuelas.

El 95 por ciento de las medios están en coma 

En esta línea, se ha manifestado el periodista turco Yavuz Baydar que ha alertado de que "el 95 por ciento de los medios" de su país están en la actualidad "en coma" o "enchufados a una máquina" como consecuencia de la persecución de la libertad de prensa por parte del Gobierno de Ankara.

“Existe un muro muy grueso entre el público y la verdad, entre la información y lo que se publica", ha asegurado este periodista turco, que vive en el exilio en Europa desde 2016, cuando salió de Turquía por la presión de las autoridades contra los reporteros.

Baydar ha denunciado que, desde la represión de las protestas en el parque Gezi en 2013, en Turquía han sido despedidos "9.000 periodistas". En su opinión, "todo el segmento de los medios críticos con el régimen ha desaparecido, ha sido exterminado", ha aseverado.

Baydar ha contado que, tras el fallido golpe de Estado del 15 de julio, los periodistas turcos tuvieron que elegir si continuaban en el país para contar lo sucedido o se exiliaban por su propia seguridad y para no acabar en prisión. Él entonces ya se encontraba entre los reporteros que decidieron abandonar el país por las dificultades que se encontraban a la hora de trabajar.

"En Turquía va a acabar mandando uno"

No hay duda de que el Gobierno ha aumentado el recorte de las libertades y derechos fundamentales, al tiempo que ha impulsado "el sectarismo religioso" y ha avanzado en el giro hacia el autoritarismo, el viraje hacia un régimen en el que, a su juicio, "va a acabar mandando una sola persona", en referencia al presidente del país, Recep Tayyip Erdogan.

La pena de muerte más cerca 

No en vano, preocupa que la amenaza de que el presidente Erdogan quiera reintroducir la pena de muerte y la reforma constitucional para establecer un régimen presidencialista.

Para la analista del Real Instituto Elcano, Ilke Toygur el referéndum es de suma importancia para el futuro de Turquía porque supondrá no solo un cambio de "sistema" político sino de "régimen".

En este sentido, ha asegurado que el problema que presenta el nuevo sistema presidencialista que defiende el Gobierno turco es que "no existen garantías de control" para la figura del jefe del Estado, al tiempo que ha advertido de que, en caso de que se imponga el 'sí', el actual mandatario, Recep Tayyip Erdogan, podría tener otros dos mandatos más al frente del país. Si gana el 'no', según su pronóstico, el país se verá abocado a "elecciones anticipadas" y el AKP podría obtener mejores resultados por la división de la oposición.

En el plano internacional Turquía colabora con Moscú y Teherán en la guerra Siria, donde buscan repartirse la zonas de influencias en Siria mientras que por otro lado, usa a los refugiados para presionar a la Unión Europea, sobre todo, a Alemania. La ruptura de Erdogan con la democracia, Occidente y modernidad exige que Europa resuelva cuanto antes cuál será el nuevo estatus respecto a la UE de la Turquía de Erdogan , teniendo en cuenta que es el país que vigila las fronteras europeas.