Australia retrasa un año su plan para reducir las emisiones de CO2

CANBERRA, 4 (Reuters/EP)

El Gobierno australiano ha retrasado un año su plan para reducir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, según informó hoy en rueda de prensa el primer ministro del país, Kevin Rudd, quien se comprometió a dar mayores ayudas al sector industrial.

El plan, que debía iniciarse a mediados de 2010 y era el más ambicioso establecido fuera de Europa, tenía como objetivo reducir entre un 5 y un 20 por ciento las emisiones industriales de CO2 para 2020 respecto a los niveles registrados en 2000. Rudd aseguró que el retraso podría compensarse posteriormente con un aumento en la reducción de emisiones de hasta el 25 por ciento, la cantidad mínima solicitada por los Verdes.

Este marco para la compra venta de cuotas de emisión había sido criticado tanto por los ecologistas, que creían poco ambiciosos los planes del Gobierno, como por el sector industrial y los principales partidos de la oposición, quienes aseguran que supondrá demasiados costes a la industria del país y consecuentemente a la economía australiana.

El retraso podría dar a Rudd más tiempo para conseguir la aprobación del Parlamento, algo que el Ejecutivo pretendía conseguir a mediados del presente año y a lo que se habían mostrado contrarios hasta ahora tanto la oposición conservadora (que cuenta con mayoría en la cámara alta), como los cinco representantes del Partido Verde y dos diputados independientes.

El primer ministro australiano aseguró también que se establecerá un precio de 13 dólares (unos 9,15 euros) por tonelada durante el primer año del plan, hasta julio de 2012. El retraso en la entrada de este marco y las nuevas ayudas propuestas hoy al sector de la industria, según Rudd, ayudarán a las empresas a lidiar con la actual situación de la economía.