Benedicto XVI pide a cristianos y musulmanes de Nazaret que trabajen para lograr la convivencia pacífica en la región

Benedicto XVI pide a cristianos y musulmanes de Nazaret que trabajen para lograr la convivencia pacífica en la región

Benedicto XVI pide a cristianos y musulmanes de Nazaret que trabajen para lograr la convivencia pacífica en la región

NAZARET, 14 (Europa Press/Darío Chimeno)

El Papa Benedicto XVI pidió hoy a cristianos y musulmanes en Nazaret que trabajen para lograr la convivencia pacífica en la región, durante la Misa que tuvo lugar en el Monte del Precipicio y a la que acudieron más de 40.000 personas, entre las que se encontraban el presidente de Israel, Simon Peres.

"Lamentablemente, Nazaret ha experimentado la tensión que en los últimos años han dañado las relaciones entre las comunidades cristiana y musulmana. Invito a las personas de buena voluntad de ambas comunidades para reparar el daño que se hizo", manifestó el Pontífice durante su homilía.

Una muchedumbre se concentró desde primeras horas de la madrugada en una de las laderas del Monte del Precipicio. Expresamente, el Papa agradeció a las autoridades la construcción del recinto: "Paticularmente agradezco a aquellos que han estado implicados en la planificación y en la construcción de este nuevo teatro en este espléndido panorama".

Fieles católicos de distintos ritos, juntos con cristianos de otras iglesias (ortodoxos, coptos, armenios) siguieron la ceremonia llena de cánticos árabes, bizantinos y sirios. La celebración se prolongó tres horas.

La llegada del Papa fue recibida con grandes aplausos y gritos de júbilo, coreando, lo que ya ha sido el grito habitual de estos días en Israel: Benedetto, benvenuto! (Benedicto, bienvenido).

El Patriarca latino, monseñor Fuad, junto con el obispo de Nazaret pudieron dirigirse al Papa y a los fieles en dos ocasiones cada uno. Como ocurrió en la misa de Belén de ayer, el Santo Padre también saludó en árabe ante la sorpresa de la asamblea.

La homilía de Benedicto XVI estuvo enmarcada en el año de la Familia celebrado en Tierra Santa y el amor conyugal de los esposos. Entre otras cosas dijo: "Se necesitan hombres y mujeres de nuestro tiempo fieles a la familia, que es el fundamento de la sociedad, ¡qué importante es el testimonio de las parejas casadas en relación con la formación de conciencia y madurez de la construcción de la civilización del amor".