Cientos de marroquíes protestan contra la liberación del pederasta español


  • Daniel Galván Viña había sido condenado a 30 años de cárcel por abusar de 11 niños

  • Forma parte de un grupo de 48 reos españoles indultados por el rey Mohamed VI

  • "Qué vergüenza, los hijos del pueblo están en peligro", gritaban los manifestantes

(EFE) Las fuerzas del orden reprimieron este viernes en Rabat una protesta en la que participaron cientos de personas para denunciar la liberación, tras un indulto real, de un pederasta español condenado a 30 años de cárcel por abusar de once niños en Marruecos.

"Qué vergüenza, los hijos del pueblo están en peligro", gritaban los manifestantes, que tras ser dispersados a porrazos y patadas se volvían a reagrupar de inmediato en distintos puntos de la Avenida Mohamed V de la capital marroquí.

Daniel Galván Viña, de 65 años y condenado en 2011, forma parte de un grupo de 48 reos españoles indultados el pasado martes por el rey Mohamed VI, una medida que según el Gabinete Real marroquí fue tomada durante la reciente visita del rey Juan Carlos I a Marruecos.

La protesta, que en un principio iba a ser una sentada, fue convocada en diferentes ciudades del país a las 22.00 hora local (misma hora GMT), un par de horas después del "iftar", el banquete de ruptura de ayuno durante el mes sagrado de Ramadán.

A pesar de los intentos por parte de la Policía y las fuerzas auxiliares de impedir la protesta, los manifestantes mantuvieron durante más de dos horas un verdadero pulso con las fuerzas del orden frente al Parlamento de Rabat. Al menos una decena de personas fueron trasladadas en ambulancias al hospital, mientras que algunos de los manifestantes sacaban de la multitud a varios heridos y los intentaban cobijar cerca de los árboles de la avenida.

Varios militantes de la Asociación marroquí de Derechos Humanos (AMDH) que consiguieron sentarse pacíficamente frente al Parlamento fueron arrastrados por el suelo por las fuerzas del orden.

"La Justicia es la base del poder", rezaba uno de los cárteles de uno de los presentes, mientras se escuchaban frases como "Viva el pueblo", uno de los eslóganes clásicos del Movimiento 20 de Febrero, que nació en 2011, al calor de las revueltas que se produjeron en varios países árabes, en demanda de "libertad, dignidad y justicia social".

"Se trata de una decisión del Estado que es irresponsable y que crea un problema de seguridad para la población (...). Es un error grave que muestra los fallos de nuestro sistema", comentaba el activista pro derechos humanos y economista Fuad Abdelmumni. Abdelmumni deploró que "una persona que ha abusado de once niños de entre 4 y 15 años de edad se encuentra hoy libre" por un indulto real, y se mostró satisfecho del "nivel de movilización conseguido en menos de 48 horas".

Esta tarde, en Tetúan, norte de Marruecos, la policía impidió por la fuerza la sentada que estaba convocada y, según dijo a Efe un miembro de la AMDH, al menos cinco personas fueron arrestadas.

Galván salió en libertad el martes de la cárcel de Kenitra (40 kilómetros al norte de Rabat) despertando la indignación de la sociedad marroquí que se ha movilizado desde entonces a través de las redes sociales para denunciar este indulto. En estos cuatro días la página de Facebook creada para convocar la protesta ya cuenta con más de 22.500 personas.

El ministerio de Justicia marroquí indicó que el indulto es potestad del rey Mohamed VI y negó haber elaborado la lista de los 48 españoles indultados. El ministerio, sin citar expresamente al pedófilo, subrayó que si del indulto "se ha beneficiado una persona habituada a ciertos delitos" y teniendo en cuenta "los sentimientos de las víctimas" se ha decidido "deportarle del país y prohibirle definitivamente la entrada" a Marruecos.