Desaparecen frascos que contenían encefalitis equina venezolana en EE.UU.

  • Washington, 23 abr (EFE).- Tres frascos que contenían el virus de la encefalitis equina venezolana desaparecieron de un laboratorio militar en EE.UU., pero según fuentes de la institución no representan peligro porque probablemente ya han sido destruidos.

Desaparecen frascos que contenían encefalitis equina venezolana en EE.UU.

Desaparecen frascos que contenían encefalitis equina venezolana en EE.UU.

Washington, 23 abr (EFE).- Tres frascos que contenían el virus de la encefalitis equina venezolana desaparecieron de un laboratorio militar en EE.UU., pero según fuentes de la institución no representan peligro porque probablemente ya han sido destruidos.

Según dijo hoy a Efe una portavoz del Instituto de Investigación de Enfermedades Infecciosas del Ejército, en "el período en que esos tres frascos estuvieron en posesión de un investigador que luego se retiró hubo un fallo de congeladores y los materiales se transfirieron a otros investigadores".

Esa portavoz, Caree Vander Linden, explicó que agentes del Mando de Investigación Criminal del Ejército de tierra han hecho una pesquisa en Fort Detrick, una guarnición cerca de Frederick, en Maryland, al noroeste de Washington, sobre la desaparición de los tres frascos.

Christopher Gray, portavoz de ese mando, señaló que hasta ahora la investigación no ha encontrado pruebas de actividad criminal.

Los frascos contenían muestras del virus de la encefalitis equina venezolana, un mal que afecta a los caballos y puede transmitirse a los humanos por picaduras de mosquitos.

En la mayoría de los casos los humanos infectados sufren síntomas similares a los de la gripe, pero en aproximadamente el uno por ciento de ellos el resultado puede ser fatal.

Hay una vacuna eficaz contra el mal y no ha habido brotes en Estados Unidos desde 1971.

Vander Linder dijo que los frascos habían estado en el instituto científico militar en Fort Detrick durante más de una década y se encontraban entre miles de otros frascos bajo el control de un científico que se jubiló en 2004.

Cuando otro investigador hizo un inventario de las muestras de su predecesor encontró que faltaban tres frascos con el virus de la encefalitis equina.

La portavoz indicó que casi con toda probabilidad los virus perdidos "no serían viables ya".