El dictador Than Shwe ordenó que se forzase una acción judicial contra Suu Kyi para impedir su liberación

Las autoridades llevaban tiempo siguiendo a Yettaw para utilizarlo como argumento para acusarla de romper los términos del arresto

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El dictador militar de Birmania, general Than Shwe, ordenó el pasado mes de marzo al Ministerio del Interior que forzase una posible acción judicial contra la líder opositora birmana Aung San Suu Kyi a fin de impedir su liberación cuando concluyese el arresto domiciliario, que expiraba a finales de este mes de mayo, según informaron "fuentes del interior de Naypyidaw" citadas hoy por el diario opositor birmano 'The Irrawaddy'. Con este fin, las autoridades estuvieron siguiendo de cerca al estadounidense John William Yettaw, convencidas de que intentaría acceder a la residencia de Suu Kyi y de que les pondría en bandeja el argumento que necesitaban para encausarla.

Las citadas fuentes indicaron que Than Shwe se reunió en marzo con sus cinco principales colaboradores militares en Naypyidaw, la remota capital administrativa de Birmania, a fin de tratar sobre el "peliagudo" caso de la 'kaung ma lay' ('la niña pequeña'), nombre con que se conoce entre los militares a Suu Kyi, la prisionera política más célebre del país. Entre los reunidos figuraba sus 'números dos', el general Maung Aye y el general Shwe Mann.

Algunos generales opinaron que el Gobierno debía seguir ignorando las presiones internacionales para que liberase a Suu Kyi y debía decretar el arresto domiciliario de forma indefinida. No obstante, el general Than Shwe no se sintió satisfecho con estas propuestas y decidió que era mejor "inventar" un caso judicial contra ella, a quien consideraba la mayor amenaza para la Junta Militar. Por ello, según las fuentes citadas por el diario, ordenó al Ministerio del Interior que diseñara una acción judicial para poderla condenar de nuevo.

Suu Kyi lleva 14 de los últimos 20 años bajo arresto domiciliario, el último de los cuales comenzó en mayo de 2003 y debería expirar a finales de mayo. La semana pasada fue acusada de incumplir las normas de su arresto domiciliario a causa de la intrusión de John William Yettaw en su domicilio a principios de este mes de mayo.

YETTAW

Entre los posibles escenarios para acusarla de romper los términos de su arresto domiciliario, el caso de John William Yettaw era, en principio, una opción muy remota, pero se tuvo en cuenta. Por ejemplo se sabía que el americano había intentado penetrar en la residencia de Suu Kyi en Rangún el pasado mes de noviembre. El médico personal de la activista, Tin Myo Win, había informado de ello a la Policía, pero las autoridades decidieron no actuar en esos momentos.

Según antiguas fuentes de la Inteligencia citadas por el diario, era muy fácil para las autoridades seguir los pasos de cualquier extranjero que contase con visado birmano. Si los militares hubiesen querido que Yettaw no regresase al país, les hubiera bastado con informar a las Embajadas birmanas y con incluirlo en una lista negra, pero no lo hicieron.

Se sabía que Yettaw había estado en Tailandia con algunos exiliados birmanos y que su deseo era entrar clandestinamente en la residencia de Suu Kyi para entrevistarse con ella a fin de escribir un libro sobre historias heroicas y sobre cómo reacciona la gente en situaciones de presión. Aparte, su propia madre había admitido que tenía problemas mentales.

Por ello, según las fuentes citadas por el diario opositor, el estadounidense se había convertido en la persona que necesitaba Than Shwe. Las autoridades habrían incitado o permitido a Yettaw para que intentara de nuevo su aventura en la casa de Suu Kyi y se convirtiera así, involuntariamente, en el argumento que necesitaba el régimen para encausar a la dirigente birmana.

El diario considera que Yettaw no era la única opción del régimen, pero cuando se produjeron los hechos los militares decidieron aprovecharlo. Fuentes de Naypyidaw indicaron al diario que cuando Than Shwe fue informado de la detención del americano mientras nadaba en el lago Inya, anexo a la vivienda de Suu Kyi, se mostró "eufórico".

Según 'The Irrawaddy', ésta no es la primera vez que el régimen recurre a un pequeño incidente para poner en aprietos judiciales a la líder de la Liga Nacional para la Democracia (LND). En 2001, la Junta Militar aprovechó una disputa familiar entre Suu Kyi y su hermano Aung San Oo --residente en Estados Unidos y con nacionalidad norteamericana-- por la propiedad de unos terrenos para intentar humillarla y hundir su reputación.

Asimismo, en febrero de 2003, Suu Kyi se enfrentó a una posible pena de cárcel por negarse a pagar una multa impuesta por un tribunal de Rangún, después de que un sobrino, Soe Aung, la acusara de expulsarle ilegalmente de la residencia en la que ambos vivían.