El director de cine Spike Lee la lía: 'retuitea' la dirección de una pareja de ancianos asegurando que es la del asesino de Trayvon Martin


El director de cine Spike Lee la lía: 'retuitea' la dirección de una pareja de ancianos asegurando que es la del asesino de Trayvon Martin

El director de cine Spike Lee la lía: 'retuitea' la dirección de una pareja de ancianos asegurando que es la del asesino de Trayvon Martin lainformacion.com

Desde hace aproximadamente una semana, David y Elaine McClain no salen de casa. De hecho, el matrimonio, de 72 y 70 años, respectivamente, vive encerrado en su domicilio de Sanford, Florida. Mantienen el cerrojo permanentemente echado y están muertos de miedo ante las constantes amenazas que les llegan después de que el director de cine Spike Lee reenviase un mensaje en Twitter a sus 240.000 seguidores en el que aseguraba que la dirección de la pareja es la de George Zimmerman, el asesino del adolescente negro Trayvon Martin.Sin comprobar si era cierta, Lee 'retuiteó' la información enviada el pasado viernes por la tarde por Marcus Davonne Higgins, un activista afroamericano de 33 años de edad de Los Ángeles. Además de al director de 'Malcom X', Higgins le hizo llegar el mismo mensaje a otros famosos de raza negra como el actor Will Smith, el rapero 50 Cent o el jugador de baloncesto LeBron James. Sólo Spike Lee se hizo eco. La difusión masiva de la dirección en Sanford, ciudad en la que Martin –de 17 años– fue tiroteado por Zimmerman, ha provocado que distintos grupos en busca del 'ojo por ojo y diente por diente' hayan amenazado a los McClain. De hecho, en su muro de Facebook, Higgins instaba a sus 4.000 seguidores a que se acercaran a la casa "para tocarlo" y afirmaba que "el gordo cabrón aún vive con sus padres". Sin embargo, se equivocaba.Quien acabó con la vida del adolescente desarmado el pasado mes de febrero es George Michael Zimmerman, de 28 años, mientras que el nombre que aparece asociado a la dirección publicada en Twitter es el de George W. Zimmerman, hijo de 42 años de Elaine McClain, proveniente de su primer matrimonio y que no tiene nada que ver con el crimen ni con su responsable. Por si fuera poco, la residencia de los McClain está a varios kilómetros de la del asesino de Trayvon Martin. Pese a todo, a diario llegan a su puerta sobres con un paquete de Skittles en su interior. Martin portaba en su mano una bolsa con estos caramelos de sabores frutales y una lata de té helado cuando fue abatido.David y Elaine McClain han pedido protección policial y han puesto el caso en manos de sus abogados para que exijan responsabilidades a Spike Lee, una de las personalidades públicas que más está alimentando la sed de venganza de quienes ven en el asesinato de Trayvon Martin un crimen racista.