Escaso debate ideológico y descalificaciones antecedieron a las elecciones

  • Quito, 24 abr (EFE).- Los ecuatorianos acudirán a las urnas este domingo después de una campaña sin debates ni planteamientos ideológicos, con mucha publicidad breve, que no ha atraído a los ciudadanos, y con cierta dureza por parte de los candidatos.

Escaso debate ideológico y descalificaciones antecedieron a las elecciones

Escaso debate ideológico y descalificaciones antecedieron a las elecciones

Quito, 24 abr (EFE).- Los ecuatorianos acudirán a las urnas este domingo después de una campaña sin debates ni planteamientos ideológicos, con mucha publicidad breve, que no ha atraído a los ciudadanos, y con cierta dureza por parte de los candidatos.

Analistas consultados por Efe destacan las descalificaciones entre los tres principales candidatos a la Presidencia, el actual mandatario Rafael Correa, el ex presidente y ex militar Lucio Gutiérrez y el multimillonario Álvaro Noboa, en contraste con la tranquilidad social que ha caracterizado la campaña.

Un Correa seguro de su victoria, como le auguran los sondeos, no ha dudado en tildar a Gutiérrez, a quien ayudó a derribar del poder en 2005, de "tipejo", y a Noboa de "oligarca panzón", mientras que éstos calificaban al candidato-presidente de "malcriado", "aprendiz de insultador" y "tirano".

"Me parece que esta campaña electoral se ha caracterizado por una absoluta carencia de planteamientos políticos o programáticos de fondo", afirmó Gustavo Medina, jurista y analista político.

En el mismo sentido se manifestó Hugo Barber, director de un centro de análisis, para quien "si todas las campañas electorales en el país son siempre desteñidas, ésta lo ha sido aún más".

Ha sido un campaña "desideologizada, en la que no he podido observar qué diferencias hay entre las posiciones de derecha e izquierda", subrayó Barber.

En su opinión, las franjas electorales, es decir los espacios publicitarios designados de forma equitativa para todos los candidatos y partidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE), ya que no se ha permitido la financiación privada de las campañas, no han servido de nada.

"Me temo que esas franjas no han conseguido atraer la atención de la población", según Medina, para quien "es imposible" que esa publicidad envíe mensajes programáticos, sino solo promesas vagas, algo común, explicó, en "la política ecuatoriana que, más que por planteamientos de orden ideológico, se mueve por sentimientos".

Para Barber, que se considera afín a las tesis de izquierda, "entre comillas", subraya, ha sido "lamentable ver a Correa en plan publicitario, sin citar la crisis económica global, y a la oposición sin ningún proyecto propio".

Las explicaciones que los candidatos han dado para abordar los problemas del país, al que ya llegan los efectos de la crisis, con el descenso de las remesas de sus inmigrantes, la segunda fuente de divisas de Ecuador, y los problemas en sus exportaciones, "han sido insuficientes, tanto en lo político como en lo económico, en lo social y en lo ético", según Medina.

"No los podían haber explicado porque no tienen soluciones", opinó Barber, para quien "el sistema de partidos políticos se ha ido debilitando y desde hace dos años (tras la llegada de Correa al poder) ha estallado".

Correa, que mantiene un alto índice de popularidad, deberá enfrentarse, si consigue la reelección, a las consecuencias de la crisis, porque Ecuador no está al margen de sus efectos nocivos y ya se notan en las principales fuentes de ingresos, el petróleo, las remesas de los emigrantes y las exportaciones, coincidieron.

Pese a ello, Correa ha prometido mantener los programas asistenciales para una mayoría de la población pobre y continuar con su revolución ciudadana en pos del "socialismo del siglo XXI".

Sus adversarios, por el contrario, pretenden salir de los problemas bien con una masiva inversión extranjera, como promete Noboa, bien con una bajada de impuestos, de acuerdo con Gutiérrez.

Para Barber, dada la situación de crisis, "el socialismo del siglo XXI se ha quedado sin proyecto porque no tiene propuestas, como tampoco la tienen los defensores del libre mercado".

Convencido de que Correa será reelegido, Barber pronosticó que "se verá abocado a renegar de sus tesis anteriores y negociar con los organismos internacionales de crédito".

En esta coyuntura, agregó, deberá "controlar el gasto fiscal de forma estricta y por lo tanto se verá obligado a recortar proyectos en áreas sociales, como consecuencia de lo cual bajará su popularidad", y esto, concluyó, dibuja "un panorama complicado y de riesgos".