Estados Unidos registra la primera muerte por gripe porcina fuera de México

Estados Unidos ha amanecido con la noticia de que la primera muerte por contagio de gripe porcina fuera de México se ha producido dentro de sus fronteras. El fallecido es un bebé de 23 meses del estado de Texas, según informó hoy el director interino de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, Richard Besser. En una entrevista concedida a la cadena de televisión CNN, Besser no dio más detalles sobre esta primera víctima, y dijo que es demasiado pronto para determinar con qué rapidez se propaga el virus A/H1N1.

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha advertido a las autoridades que se preparen para lo peor: “La gripe es una enfermedad que se mueve de formas que nosotros no podemos predecir”, han señalado. La cifra de afectados supera el centenar en todo el mundo y en Europa ya se han contabilizado 12. Hoy se han conocido dos nuevos casos en España y tres en Reino Unido que se suman a los dos que ya se contabilizaban en ambos países. Además, Alemania acumula tres contagiados en su país.

El ministerio de Sanidad del estado federado alemán de Baviera había confirmado el primer caso de gripe porcina en este país tras conocerse los análisis realizados a una persona residente en la región de Regensburg. Las autoridades sanitarias alemanas anunciaron ayer que se espera que se registren mas contagios de la nueva gripe en este país, toda vez que unos 9.000 alemanes se encuentran se viaje turístico en México.

De momento, Norteamérica acumula la mayor parte de los enfermos. Estados Unidos, Canada y México suman 65, 13 y 26 casos confirmados respectivamente. Otros países oficialmente afectados fuera del continente europeo son Israel, Nueva Zelanda y Costa Rica.

Todos los casos mortales se han producido en México, donde han fallecido hasta la fecha 152 personas, según cifras del gobierno mexicano, de los que sólo siete lo habrían hecho debido a la enfermedad. En total, en este país hay 1.600 casos sospechosos. El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, dijo que en la capital mexicana “estamos en el momento más crítico de la epidemia y hay que lograr que no se dé un contagio exponencial”. El portavoz de la OMS, Gregory Hartl, reconoció que este organismo todavía no sabe por qué la gripe porcina está siendo más grave en México que en otros países.

Hartl sugirió que las primeras víctimas pudieron no darse cuenta de que se habían contagiado de un nuevo tipo de gripe que requería un tratamiento distinto, pudieron no haber recibido los medicamentos necesarios hasta que ya era tarde o podrían estar infectadas con otras enfermedades que redujeran su inmunidad frente al virus.

El origen del virus en México

La empresa Veratect, dedicada a la vigilancia de agentes biológicos, detectó el 6 de abril un brote de una “extraña” enfermedad respiratoria en La Gloria, localidad del estado mexicano de Veracruz. Los habitantes de La Gloria atribuyeron la enfermedad a los criaderos de cerdos que la empresa Granjas Carrol tiene en el área y que habían contaminado el agua local.  Un equipo del departamento de Agricultura y Alimentación de Naciones Unidas (FAO) investigará este supuesto primer brote.

Las nuevas cepas de los virus gripales se pueden expandir con rapidez porque las personas no tienen una inmunidad natural frente a ellas. Normalmente, cuando una cepa está relacionada con otra que existe desde hace tiempo, la gente tiene una cierta inmunidad. La actual gripe porcina, sin embargo, contiene elementos genéticos de los virus animales que la convierten en más peligrosa.

Actualmente no existe una vacuna contra el virus, y aunque la OMS y el Centro estadounidense para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) están trabajando con varias empresas para intentar producirla en caso de que fuese necesario, este proceso se prolongaría durante varios meses. No obstante, la mayoría de los países –España incluida– han almacenado medicamentos antivíricos como Tamiflu o Relenza.