Estados Unidos se compromete a cerrar Guantánamo pese a las presiones del Congreso


Obama asegura que la tortura colocó a Estados Unidos en la senda incorrecta

Obama asegura que la tortura colocó a Estados Unidos en la senda incorrecta

Obama asegura que la tortura colocó a Estados Unidos en la senda incorrecta

Obama asegura que la tortura colocó a Estados Unidos en la senda incorrecta

Obama asegura que la tortura colocó a Estados Unidos en la senda incorrecta

Obama asegura que la tortura colocó a Estados Unidos en la senda incorrecta

WASHINGTON - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha afirmado este jueves que se trasladará a medio centenar de presos de la base naval de Guantánamo a prisiones de alta seguridad en el país. En su comparecencia, el antiguo senador por Chicago ha mantenido su compromiso de cerrar el campo que tiene 240 reclusos, pese a que el Congreso le haya negado los 80 millones de dólares necesarios para acabar con las instalación y le haya pedido mantenerlo abierto.

Obama ha asegurado que cambiar de lugar a los detenidos no conlleva ningún peligro. “Nadie ha escapado de nuestros prisiones federales de máxima seguridad, que ya tienen en su interior a cientos de terroristas juzgados”, ha manifestado a la vez que añadía que no tiene intención de liberar a ningun reo. En este tipo de recintos los reclusos viven en una situación cercana al aislamiento y resulta prácticamente imposible escapar.

De cualquier manera, el demócrata ha reconocido la dificultad de clausurar Guantánamo. “Quiero ser honesto: Es el asunto más complicado que afrontamos”, ha precisado mientras insistía en la necesidad de crear un sistema legal claro que evite la detención prolongada sin juicio. También ha afirmado que su país se salió de la “senda correcta” en su lucha contra el terrorismo durante la presidencia de George W. Bush y ha señalado que esas políticas no fueron efectivas ni sostenibles.

Enfoque improvisado

“Las decisiones que se tomaron durante los últimos años se basaron en un enfoque legal improvisado para luchar contra el terrorismo que no era ni efectivo ni sostenible”, ha manifestado Obama en su discurso sobre seguridad nacional, pronunciado en un lugar tan simbólico como el Archivo Nacional, donde se guarda la Constitución.

El político hacía una clara referencia a Guantánamo y al uso de técnicas de interrogatorios que bordean la tortura. “Sé que algunos han sostenido que métodos brutales como la asfixia simulada son necesarios para mantenernos seguros. Estoy completamente en desacuerdo”, ha precisado. El antiguo senador por Chicago ha indicado que tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Washington y Nueva York, el Gobierno estadounidense tomó una serie de decisiones “apresuradas” y ha considerado que esas decisiones se basaron en un “sincero deseo” de proteger al pueblo estadounidense.

De todos modos, ha precisado que “demasiado a menudo” el Gobierno tomó decisiones apoyadas en el miedo y en la falta de visión de futuro y criticó el que con frecuencia se manipularan los datos para que se ajustaran a las “predisposiciones ideológicas”. “En lugar de aplicar de forma estratégica nuestro poder y nuestros principios, los dejamos de lado con demasiada frecuencia como lujos que no nos podíamos permitir”.

“Y en esa era del miedo, muchos de nosotros, demócratas y republicanos, políticos, periodistas y ciudadanos nos quedamos callados”, ha comentado el demócrata. “En otras palabras, nos salimos de la senda correcta”.