Feijóo regulará el traspaso de poderes para que un gobierno en funciones no apruebe nada "sin el visto bueno" del entrante

Critica la "herencia" del bipartito y admite que le "pesa" la "responsabilidad" de gestionar el momento económico actual VIGO, 26 (EUROPA PRESS) El líder del PPdeG y futuro presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, adelantó hoy que durante la próxima legislatura regulará la forma en que debe llevarse a cabo un traspaso de poderes para que un gobierno en funciones no pueda aprobar nada "sin el visto bueno" del entrante. En una entrevista concedida a la Cope Vigo, recogida por Europa Press, Feijóo formuló este anuncio convencido de que un ejecutivo en funciones debe "someter" sus decisiones al gobierno entrante. De este modo, garantizó que la norma que se compromete a aprobar obligará a los ejecutivos en funciones a notificar a los futuros gobernantes el orden del día de los Consellos de la Xunta para contar con su aprobación. De esta manera, el futuro presidente del Gobierno gallego reivindicó su filosofía de que "en la política, como en la vida, hay saber perder", una reflexión que expresó después de volver a criticar que la actual Xunta en funciones aún no haya iniciado el traspaso de poderes. "No es una crítica sino una crónica de lo que está ocurriendo", censuró, y apeló a la "responsabilidad" de los actuales dirigentes del bipartito para exigir que se reúnan "ya" una comisión del gobierno entrante y otra del ejecutivo saliente para avanzar en la transferencia de poderes "con normalidad, tranquilidad y sosiego". EJEMPLOS ANTERIORES Como ejemplo puso el traspaso de poderes entre José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero y recordó que ambos se pusieron en contacto "48 horas después" de las generales de 2004 se reunieron por primera vez el día 25 de marzo --las elecciones se celebraron el día 14--. A mayores, subrayó que desde esa fecha el Consejo de Ministros estuvo "bajo la tutela" del PSOE y no aprobó nada sin la autorización de los socialistas. También rememoró la transferencia de poderes tras las autonómicas de 2005 y aseguró que Manuel Fraga y Emilio Pérez Touriño no se reunieron de forma inmediata porque el socialista prefirió esperar a que se materializase la coalición con el BNG. "Pero tres días después de que cerraran el pacto hubo la primera reunión", enfatizó. Al margen del traspaso, Feijóo apeló a la "responsabilidad" de socialistas y nacionalistas para poder llegar a pactos durante la legislatura en los asuntos clave de la comunidad. En este sentido, deseó que de los debates internos de PSOE y BNG salgan líderes "sólidos", "legitimados por sus respectivas organizaciones" y "que entiendan que Galicia necesita acuerdos". TRABAJAR PARA ACERTAR En cuanto a la "herencia" del bipartito, Feijóo aseguró que "no es fácil" y, a modo de prueba, comparó el crecimiento de la economía gallega que había en 2005 --cuando PSdeG y BNG accedieron a la Xunta-- con la recesión actual. Puesto que Galicia vive "la mayor crisis de su historia", el futuro presidente autonómico admitió que le "pesa" la "responsabilidad" de gestionar el momento económico actual, pero se propuso "escuchar y trabajar" para "acertar". En esta línea, garantizó que la "preocupación y ocupación" de su gobierno va a "coincidir" con la de la sociedad y, por tanto, se marcó como prioridades parar la "sangría" del desempleo y reactivar el consumo. CITROËN Feijóo hizo una mención especial al sector de la automoción y, en este punto, reiteró sus críticas a las ayudas que el Gobierno ha aprobado para la automoción gallega en el marco del Plan de Competitividad del Ministerio de Industria porque, a su entender, son "insuficientes, decepcionantes e injustas". A modo de justificación, expuso la "descompensación" de las ayudas para el sector automovilístico en Galicia, que recibirá el 11 por ciento del total de España, pese a que representa el 20 por ciento de los coches que se producen en todo el Estado. También reprobó el plan del Gobierno central porque no incluye "ni una sola propuesta" para reactivas las ventas. OTROS ASUNTOS PENDIENTES Con todo, reflexionó que, además de la crisis, la financiación autonómica también marcará la próxima legislatura, dada la "no concreción" del modelo. A este respecto, advirtió de que "sería un grave error" que uno de los ejes del futuro sistema financiero sean las reivindicaciones del Partido Socialista Catalán (PSC). Otros "asuntos pendientes" en la comunidad autónomas son, a juicio de Feijóo, la cuestión lingüística o el correcto funcionamiento de los servicios públicos.