Gallegas.-Feijóo firma un "contrato" que compromete "vocación de servicio" frente al "descrédito" actual de los políticos

Contrapone su proyecto para Galicia "nítido y transparente" con el pacto de PSdeG y BNG "entre políticos y por intereses partidistas" SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 (EUROPA PRESS) El presidente del PP gallego y candidato a las próximas autonómicas, Alberto Núñez Feijóo, suscribió hoy un "contrato con Galicia" con el que pretende escenificar su "vocación de servicio" a los gallegos y desmarcarse del "descrédito" que en la actualidad pesa sobre la clase política, a su juicio. En un acto celebrado en el Hostal de los Reyes Católicos con la residencia oficial de Monte Pío de fondo, Feijóo dio lectura y posteriormente firmó el documento que en catorce puntos resume su proyecto para Galicia, y consideró que este "gesto" a 24 horas de iniciarse la campaña demuestra su compromiso "nítido, transparente y concreto". Tras aludir a la actual situación económica, parafraseó el lema de precampaña del PPdeG y concluyó que "más que nunca llegó el momento" de "construir y ver Galicia en positivo". A su entender, esta debe ser la función de los políticos, en lugar del "ataque por el ataque". "La sociedad nos pide que solucionemos sus problemas, no que peleemos entre nosotros", resumió para reivindicar la necesidad de que la clase política recupere su actual "falta de credibilidad". Para Feijóo, superar la "débil confianza" que la ciudadanía tiene en los políticos es una de las necesidades principales en el actual contexto económico, que definió como "una tormenta de paro y desempleo" que puede llegar a "poner en riesgo" el Estado de Bienestar. OTRA FORMA DE HACER POLÍTICA Por eso, apeló al "cambio" para "certificar" su compromiso de poner en práctica "otra forma de hacer política" y, mediante el diagnóstico de "tres diferencias", distinguió su proyecto del pacto de gobierno suscrito por socialistas y nacionalistas tras las pasadas autonómicas, que previsiblemente reeditarán en la próxima legislatura si consiguen la mayoría suficiente para gobernar en coalición. Así, enfatizó en primer lugar que él suscribe el "contrato con Galicia" antes de la celebración de las elecciones mientras que socialistas y nacionalistas "lo harán después". De este modo, censuró que PSdeG y BNG elaboren sus propios programas electorales "contradictorios entre sí" y "a sabiendas de que no los van a cumplir". Como prueba de esto, erigió la actual legislatura en "testigo fiel" de que PSdeG y BNG "rompieron" los proyectos con los que se presentaron a las autonómicas de 2005 para firmar un pacto de coalición, y cuestionó la legitimidad de esta alianza al no haber sido sometida a la "voluntad soberana del pueblo". "Hacen un programa a su medida y encima tampoco lo cumplen", continuó, y este argumento le sirvió para establecer la segunda diferencia entre su proyecto y el del bipartito. "Yo voy a cumplirlo", proclamó y, en tercer lugar, también contrapuso el pacto del bipartito "entre políticos y por intereses partidistas" con el suyo, que es "con los ciudadanos y en favor de los intereses generales". SU TRAYECTORIA COMO AVAL Feijóo concedió mucha importancia al documento suscrito hoy, convencido de que en las elecciones no sólo se elige "quién va a gobernar" sino también "qué va a hacer". En este sentido, rechazó reducir la campaña electoral a "fotos" y apostó por que sirva para "clarificar" y "significar" cuáles serán sus objetivos y prioridades si el electorado le da la "oportunidad" de presidir Galicia. Como aval, puso su propia trayectoria --ocupó su primer cargo institucional con 29 años-- y, a modo de "confesión", aseguró que se inició en la vida política, no por su "imagen, dicción o desenvoltura", sino porque los dirigentes políticos de entonces se fijaron en su "forma de gestionar". Después de aludir a su paso por Correos, el Insalud o la Consellería de Política Territorial, se propuso llevar a cabo "el reto más importante de su vida", en referencia a presidir la comunidad gallega, con "la misma vocación de servicio". "En este gran examen de gobernar Galicia no aspiro a menos de sobresaliente", sentenció, y posteriormente enumeró los catorce compromisos que adquirió hoy con la sociedad. CATORCE COMPROMISOS Convertir la lucha contra el paro en su "máxima prioridad" y poner en marcha una "estrategia económica" frente a la crisis abren su "contrato con Galicia", que cierra con su compromiso de recuperar el "consenso" en el ámbito lingüístico y llevar a cabo una "regeneración democrática" que sirva para eliminar las "prácticas clientelares". También compromete rebajar impuestos así como garantizar la "austeridad" de la Administración y reducir de "gastos superfluos". La sanidad "con garantías", la aplicación real de la Ley de Dependencia, poner a los jóvenes "en primer plano", o llevar a cabo reformas para eliminar "trabas" en la Administración completan su "compromiso político" con la ciudadanía. El candidato popular justificó la necesidad de poner en marcha este batería de medidas al referirse a la mala gestión del bipartito. Tras mostrarse convencido de que "muchos ciudadanos" están de acuerdo con este diagnóstico, pidió a los gallegos "cuatro años" para demostrar que va a "cumplir" su contrato. Durante ese periodo, retó a la oposición, a los medios de comunicación y "sobre todo" a los ciudadanos a que le pidan cuentas. En todo caso, consideró que la sociedad tiene clara la Galicia que quiere el PP, tanto por su labor de oposición en esta legislatura, en la que ha sido una "alternativa activa" al bipartito, como en el actual periodo preelectoral, que resumió en completar "cada crítica con una propuesta".