Gallegas.- Quintana llama al "proselitismo" al BNG y a "no asumir el discurso lingüístico" de Feijóo, contrario a Galicia

Propone "seducción" para que los castellanohablantes se pasen al gallego LA CORUÑA, 16 (EUROP A PRESS) El candidato del BNG a la Presidencia de la Xunta, Anxo Quintana, apeló hoy a "hacer proselitismo" a los agentes de la cultura con los que mantuvo un encuentro sectorial para que los ciudadanos ganen "la batalla de las ideas" y "no asuman como propio" el discurso lingüístico de Feijóo, al que acusó de ser "contrario a Galicia". Anxo Quintana se reservó para el final de su discurso una metáfora lingüística con el líder del partido 'popular' como el "zorro" interesado" por cuidar a "las gallinas". "Cuando veáis al zorro tan interesado en cuidar a las gallinas, a quien hay que cuidar es a las gallinas y no dejar que lo haga el zorro". Por ello, instó a ganar "la batalla de las ideas"" y avisó de que "no será así" si "se asumen como propios los discursos de los adversarios del gallego y de la identidad de Galicia", bando en el que situó a Feijóo después de que éste se colocase "detrás" de la "minoría que levanta un muro de división entre los que hablan gallego y castellano". Previamente, en respuesta a una pregunta en el acto sectorial que se prolongó durante casi una hora y media, el líder nacionalista aseguró que antes ya le "preocupaba" la situación lingüística pero puso de manifiesto que ahora "se está organizando una minoría" en contra del gallego, SEDUCCIÓN Frente a ello, propuso "saber reaccionar" y, en este sentido, invitó a combatirlo con una política lingüística "seductora" del gallego para los que hablan castellano. "Estoy seguro que la mayoría de los castellanohablantes tienen una actitud positiva hacia el gallego", proclamó y para ellos dirigió esa política "seductora". "Tratan de eliminar el gallego de nuestras mentes" con un "muro", reprobó el cabeza de cartel del BNG, circunstancia que tachó de "tremenda y preocupante". "Lo que nos jugamos el día 1 de marzo es eso y todo el mundo lo tiene que tener presente" para impedir "una victoria de quien propone esa política", por el PPdeG. De este modo, aseveró que "no es el momento de ponerse especialmente exquisitos" porque "se juega otra cosa". "Podemos considerar que queremos más cambios y que se podría hacer de otra manera, pero no podemos asumir como propios los argumentos de los adversarios de que todo está mal porque lo diga el uno u otro".