Gallegas.- Touriño cree que Feijóo "no merece" gobernar porque "ni siquiera tiene categoría para liderar la oposición"

Pide el voto a los indecisos, a los desencantados con el cambio y a los que sufren la crisis para "acelerar el cambio" BURELA (LUGO), 25 (EUROPA PRESS) El secretario xeral del PSdeG y candidato a la reelección como presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, criticó hoy al líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, por "escaparse" de acudir al debate, lo que le llevó a concluir que "el que se escapa no es que no merezca estar en el gobierno, es que ni siquiera tiene categoría para liderar la oposición". Ante más de 400 personas en un mitin en la localidad lucense de Burela, el dirigente socialista censuró la actitud de Feijóo que "pretende la apatía y la desmovilización" de los ciudadanos para que no acudan a votar y advirtió de que "quedarse en casa es lo mismo que votar al PP". "¿Por qué creéis que no debatió conmigo y con Quintana?", insistió. Por ello, pidió el voto a los burelenses congregados en la Casa de la Cultura para lograr la "autonomía" y poder gobernar "sin ataduras". "Se lo pido a los que aún dudan, a los que piensan que se pudo hacer más, a los desencantados y a los que sufren la crisis, porque con vuestro coraje es posible acelerar el cambio", solicitó. Así, se refirió también "a los que votaron cambio y modernidad" en las pasadas elecciones generales, municipales y autonómicas para lograr "una segunda etapa en la que haya más transformación y progreso". "Vengo a pediros el voto porque Galicia necesita más cambio", reiteró, y explicó que se trata de conseguir "que todos los pueblos tengan Internet, una sanidad con menos listas de espera, una mejor educación publica y un país mejor y con más igualdad". Para ello, incidió en que es "fundamental" acudir a las urnas el 1 de marzo y advirtió de que "si no se vota masivamente" al PSdeG, "se volverán a pagar los peajes y los libros de texto y empeorarán los servicios públicos". COMPROMISOS El socialista también aprovechó su estancia en Burela para reiterar dos promesas realizadas hoy en Santiago: otorgar una paga mensual a aquellas personas que hayan agotado su prestación por desempleo de 422 euros y a percibir durante siete meses vinculada a la asistencia a cursos de formación; y aportar 200 euros mensuales para el pago del alquiler a los trabajadores que pierdan su empleo. Del mismo modo, recuperó otra de sus promesas electorales, la de que, si revalida en su cargo, su "primera llamada" será para los empresarios, los sindicatos y las tres fuerzas políticas "para lograr un gran acuerdo nacional de unidad frente a la crisis" y para llegar a "pactos" sobre la lengua gallega y el autogobierno. "Pido el voto a los que creéis que la política se hace desde el encuentro y gran acuerdo", solicitó. CLAVE LOCAL En clave local, aseguró que no quiere volver a ser presidente "para andar privatizando autopistas ni poniendo peajes", sino para construir la vía de alta capacidad de la Costa Norte y para unir la Autovía del Cantábrico por la costa hasta Ferrol. "Quiero seguir siendo presidente para sanear las rías, para ampliar el Hospital de la Costa y para ver cómo la Mariña avanza", proclamó, al tiempo que prometió estudiar la creación de un Punto de Atención Continuada (PAC) en la vecina localidad de Foz. FEIJÓO, "COPIA DE TORRENTE" Por su parte, el portavoz parlamentario del PSdeG y número dos de la lista socialista por Lugo, Ismael Rego, ironizó con "la cantidad de espías" que acogió la Mariña lucense durante la campaña electoral, en relación con la visita de distintos miembros del PP, que convirtieron la comarca en "una auténtica potencia en materia de espionaje y de filtración de dossiers""Luego hablan de regeneración democrática", bromeó, y utilizó el eslogan de 'Feij009' para asegurar que el popular "ya sabía algo de los espías cuando empezó la campaña" y que "iba a ponerse 007, pero creyó que le quedaba pequeño". "Iba para Sean Connery, pero se quedó en una mala copia de Torrente", insistió, en tono jocoso. En cualquier caso, entendió que la "regeneración democrática la hicieron en 2005 los gallegos cuando expulsaron a Manuel Fraga y al PP de la Xunta". Así, apeló a los que "saben el trabajo que costó poner en marcha el cambio" y pidió que "no se ponga en cuestión" a un presidente del que reveló "un secreto": "cree firmemente en los gallegos".