Herrero no se arrepiente "de nada" de lo que ha dicho

Herrero no se arrepiente "de nada" de lo que ha dicho

Herrero no se arrepiente "de nada" de lo que ha dicho

CARACAS/MADRID, 15 (OTR/PRESS) El eurodiputado del Partido Popular expulsado de Venezuela, Luis Herrero, declaró a su llegada al aeropuerto de Barajas, que no se arrepiente de nada de lo que dijo sobre las irregularidades electorales en Venezuela y calificó de "absolutamente impresentable" lo que ha "visto y oído" en el país americano. Por su parte, el ministro de Comunicación venezolano, Jesse Chacón, exigió que el eurodiputado debe "asumir las consecuencias" de sus declaraciones, pues al decir lo que dijo, "violó la normativa electoral", de lo que Herrero se defendió alegando que él no estaba en Venezuela en calidad de observador electoral, por lo que tenía pleno derecho de opinar. El eurodiputado del PP expulsado de Venezuela por hacer declaraciones sobre las irregularidades del sistema electoral, Luis Herrero, llegó a España manteniendo su postura y reiterando que no se arrepiente de nada de lo que ha dicho. El eurodiputado, acusó al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de "arrasar con la libertad de los ciudadanos" y lo definió como "un tipo que no entiende las reglas de la Democracia". Herrero no sólo tenía opiniones para el presidente venezolano. Aseguró que lo que ha "visto y oído" en Venezuela es "absolutamente impresentable" y defendió su derecho a opinar, pues como recordó, él no estaba allí en calidad de observador electoral del próximo referéndum, sino que fue "invitado por los partidos de la oposición" y, por tanto, poseía "plena capacidad" para dar su opinión sobre lo que acontecía en torno a las elecciones. "La Democracia no sólo depende de que haya unas elecciones, sino de que éstas se puedan desarrollar con ausencia de amenazas y de violencia, y con respeto a las ideas de cada uno; a mí me dio la impresión de que esas condiciones no se daban", explicó el eurodiputado. En cuanto a la actuación de la Embajada española en Venezuela, Herrero cuestionó su actuación porque, según dejó ver, no ha mostrado ninguna preocupación por el estado del resto de eurodiputados que se encuentran en el país. No parece que se hayan portado muy bien, porque no ha ido nadie de la Embajada y ellos son los que están en más peligro, a mi ya no me pueden hacer nada", opinó. Según Herrero, varios "representantes de la cancillería", junto a ocho policías, se presentaron en su hotel y se lo llevaron "a la fuerza y sin mediar ningún tipo de explicación". En el trayecto a un destino hasta el momento desconocido para Herrero, los policías le explicaron que obedecían órdenes "por parte de la autoridad electoral" de expulsarle del país porque le habían declarado "persona non grata". Cuando llegó al aeropuerto, conoció que su destino era Brasil. Herrero expresó, además, su preocupación por el desarrollo de la jornada electoral y por la privación de la libertad de expresión en el país. "Lo único que deseo es que los venezolanos tengan la capacidad de expresarse y vivir en libertad, y de tener un régimen democrático que les permita desarrollar la dignidad a la que tienen derecho como seres humanos", concluyó. DESDE VENEZUELA EXIGEN QUE ASUMA LAS CONSECUENCIAS El ministro de Comunicación venezolano, Jesse Chacón, defendió que la decisión de expulsar al eurodiputado español del país fue tomada por el Consejo Nacional Electoral (CNE), no por el Ejecutivo de Venezuela. "La decisión no es nuestra, es del CNE, y es el CNE quien no le da credencial porque emitió un juicio de valor sobre la actuación del propio CNE", explicó el ministro. Asimismo, declaró que Luis Herrero "violó la normativa" y "si una persona ha violado una norma, debe asumir la consecuencia". "Los hechos están ahí, el reglamento está bien claro", indicó Chacón, "los observadores internacionales son eso, observadores. Observan el proceso y luego hacen su evaluación". Herrero se sintió en pleno derecho de opinar, pues como ya ha explicado, él no era un observador electoral, sino un invitado.