India y Bangladesh ponen fin a la disputa fronteriza más larga y absurda de la historia

  • La India entregará a Bangladesh 111 enclaves de una extensión total de 70 kilómetros cuadrados. Bangladesh a su vez cederá a la India 51 enclaves de una superficie total de unos 28 kilómetros cuadrados.

  • El punto más insólito es el de Dahala Khagrabari, un territorio indio está rodeado por un territorio de Bangladesh que a la vez se encuentra en un enclave indio insertado en el territorio de Bangladesh.

El 1 de agosto entró en vigor un acuerdo entre la India y Bangladesh que establece el intercambio de más de un centenar de enclaves entre ambos países. De los 162 territorios que incluye el acuerdo destaca un enclave que hasta ahora ostentaba el récord mundial de complicación geopolítica. Y es que el enclave de Dahala Khagrabari supone un caso único, tal y como describe 'The Washington Post'. Este territorio indio está rodeado por un territorio de Bangladesh que a la vez se encuentra en un enclave indio insertado en el territorio de Bangladesh. Todo un lío en una de las disputas fronterizas más largas y absurdas del mundo.

"Es un momento muy importante. A partir de hoy somos bangladesíes y nuestra situación mejorará", afirmaba el secretario del Comité de Coordinación de Enclaves, Mainul Haq, desde Dashiar Chhara, hasta ayer territorio indio en Bangladesh y desde ahora parte del distrito bangladesí de Kurigram.

La disputa territorial entre la India y Bangladesh empezó hace varias décadas, mucho antes de que Bangladesh se formara como Estado independiente en 1971. La historia de los enclaves se remonta a tiempos aún más antiguos, a principios del siglo XVIII.

En 1713, el Imperio mogol conquistó algunas tierras del principado de Koch Bihar pero no logró desalojar a todos los señores feudales de la zona. Los historiadores creen que la formación de los enclaves es resultado de este error del Imperio mogol en su esfuerzo de expansión en el principado. Desde el punto de vista formal la vida de los ciudadanos de estos territorios separados nunca fue fácil, pero las dificultades se hicieron más evidentes en 1947, cuando la India británica se dividió en varios países. Una de las dificultades consistía en que, para entrar en el territorio del estado vecino (con el objetivo de 'volver' a entrar en su propio país), los residentes de un enclave necesitaban un visado. Este solo podía conseguirse en una de las principales ciudades de su propio país, y para llegar allí había que cruzar la frontera. Entonces la población de la India y Bangladesh que vivía en estos enclaves era de 50.000 personas.

El primer acuerdo sobre el intercambio de territorios entre la India y Bangladesh se firmó en 1974, pero no fue ratificado por el Parlamento de la India. El nuevo documento fue firmado en 2011 y llevó a la rúbrica, en junio de 2015, de un acuerdo sobre la frontera terrestre.

Según el acuerdo, la India entregará a Bangladesh 111 enclaves de una extensión total de 70 kilómetros cuadrados. Bangladesh a su vez cederá a la India 51 enclaves de una superficie total de unos 28 kilómetros cuadrados. Los habitantes de todos estos territorios deberán elegir su nacionalidad. Los que decidan cambiarla podrán quedarse, pero los que quieran mantenerla tendrán que reubicarse.

979 personas de los más de 37.000 residentes de las 111 parcelas indias en Bangladesh han decidido reubicarse en la India, mientras que el resto han optado por quedarse como nuevos ciudadanos bangladesíes. Por su parte, los 14.000 habitantes de los 51 enclaves bangladesíes en suelo indio han decidido permanecer en la India y adquirir esa nacionalidad.