CRISIS EN EL PSOE Estos son los 17 miembros de la Ejecutiva del PSOE que han presentado su dimisión

La discoteca de Brasil en la que se produjo el incendio tenía su licencia caducada


  • La licencia de funcionamiento de la discoteca Kiss de la ciudad brasileña de Santa María estaba vencida desde agosto pasado

  • El propietario del local es un empresario de la ciudad que ya se presentó a la policía para ser interrogado

La licencia de funcionamiento de la discoteca en Brasil estaba vencida desde agosto

La licencia de funcionamiento de la discoteca en Brasil estaba vencida desde agosto

(Agencia EFE)

La licencia de funcionamiento de la discoteca Kiss de la ciudad brasileña de Santa María, escenario en la madrugada de hoy de un incendio que dejó al menos 232 muertos, estaba vencida desde agosto pasado, informaron este domingo las autoridades. "Está vencida desde agosto. La licencia es necesaria para el funcionamiento normal de la casa", dijo el comandante del Cuerpo de Bomberos de la Región Central del Estado de Río Grande do Sul, teniente coronel Moisés da Silva Fuchs, al portal de noticias G1.

La licencia de funcionamiento, denominada "alvará" es concedida o renovada después de que los distintos órganos de seguridad municipal comprueban que un establecimiento tienen condiciones idóneas para funcionar, entre ellas medidas de prevención y combate de incendios. El incendio en la discoteca, que al parecer comenzó por el uso de artefactos pirotécnicos por parte de la banda que se presentaba en el escenario, dejó 233 muertos y 106 heridos según el último balance oficial divulgado esta tarde en una rueda de prensa por el ministro de Salud, Alexandre Padilha.

Antes de las declaraciones del ministro, los bomberos hablaban de 232 muertos y 131 heridos. La discoteca donde ocurrió el siniestro está ubicada en una calle del centro de Santa María y su propietario es un empresario de la ciudad que ya se presentó a la policía para ser interrogado, según distintos medios locales.

"Varias personas ya fueron escuchadas por la policía, inclusive el dueño de la discoteca. Él se presentó a la policía", dijo a periodistas el jefe de la Policía Civil del estado, Ranolfo Vieira Junior. Ni la capacidad del establecimiento ni el número de personas que se encontraban en la discoteca han sido establecidos por las autoridades, mientras los supervivientes hablan de cifras que oscilan entre 400 y 2.000 personas presentes en el lugar. "Es prematuro hablar de la capacidad de la casa. Los números serán analizados", dijo en una rueda de prensa un portavoz de la Defensa Civil de Río Grande do Sul.