La mayoría de los refugiados civiles de Sri Lanka atendidos por MSF presentaban heridas de guerra

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

La mayoría de los civiles huidos de Vanni, la zona del conflicto en el norte de Sri Lanka, que han sido atendidos por los cirujanos de Médicos sin Fronteras (MSF) presentaban heridas de metralla y de minas, según informó hoy la organización humanitaria en un comunicado.

Desde el lunes, los cirujanos de MSF, junto con el personal del Ministerio de Salud, han estado "trabajando sin parar" para atender a más de 400 heridos de guerra que han llegado al hospital de Vavuniya, en la zona bajo control gubernamental en el norte de Sri Lanka.

"Este número supone el doble de pacientes atendidos anteriormente en una semana entera", afirmó la organización. "La mayoría de las heridas han sido provocadas por metralla y minas", añadió MSF, cuyos cirujanos se encuentran en el hospital y en los campamentos gestionados por el Gobierno en Vavuniya, adonde "llegan autobuses llenos de gente de la zona de conflicto".

"Los autobuses siguen llegando y descargando cadáveres, ya que muchos heridos han muerto por el camino", cuenta Karen Stewart, responsable de salud mental de MSF que trabaja en Vavuniya. Más de 30 heridos murieron durante su traslado al hospital pasado el lunes, informó MSF.

"Casi todo el mundo ha dejado a alguien en la zona de conflicto" explicó Stewart. "Alrededor del 85 por ciento de la gente con quien he hablado ha sido testigo de cosas terribles, como estar en un búnker y que, de repente, un proyectil entrara y matara a la mitad de la gente que estaba en el búnker", prosiguió. "Otra persona con quien hablé me dijo cómo una vez se fue a buscar agua y, cuando volvió, todo el mundo en el búnker estaba muerto", recordó.

Por otra parte, pese a esfuerzos de MSF y el personal del Ministerio de Salud, el hospital de Vavuniya está "completamente saturado", explicó. Sólo en el mes de marzo, el 90 por ciento de las 800 operaciones llevadas a cabo por los cirujanos de MSF y del Ministerio de Salud en el hospital de Vavuniya fueron a gente herida por balas o metralla. "Hay más de 1.200 pacientes y hay capacidad para unos 400", advirtió MSF.

Según la organización, la gente que llega de la zona de guerra está siendo ubicada en campos temporales gestionados por el Gobierno en Vavuniya. Éstos están llegando a su máxima capacidad rápidamente y "las familias están hacinadas", explicó. "En ocasiones, una familia entera tiene que vivir en el espacio de un sofá", aseguró MSF. "No hay libertad de movimiento entre los campos y sólo una minoría tiene información sobre sus seres queridos, que podrían estar en otros campos", agregó.