La OTAN "no está satisfecha" con la incapacidad de su misión en aguas somalíes para detener a piratas

Los 28 países de la OTAN analizan modificar el calendario de su misión, cuyas operaciones terminan este jueves

BRUSELAS, 22 (EUROPA PRESS)

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, "no está satisfecho" con la autoridad del Grupo Permanente Marítimo 1 de la Alianza que actualmente participa en operaciones de lucha contra la piratería en el golfo de Adén para detener a piratas y considera que la idea de crear un Tribunal específico internacional a instancias de la ONU para juzgar a piratas tiene "un valor potencial".

"Aunque el secretario general está muy satisfecho con el trabajo que nuestro personal militar esta realizando, teniendo en cuenta la misión y autoridad que tienen, no está satisfecho con la misión que tienen ni las autoridades que se han dado y, sobre todo, las que no se han dado en relación, por ejemplo, con la detención de piratas que han sido capturados en operaciones de la OTAN", reconoció el portavoz de la Alianza, James Appathurai, en rueda de prensa. "Hemos visto incidentes tanto con los canadienses como con holandeses donde se vieron forzados a liberar a piratas detenidos", explicó, en alusión a las recientes operaciones contra ataques piratas en la región de buques aliados. "Esto no se ve como satisfactorio dentro del Consejo del Atlántico Norte, aunque no implica ninguna crítica al personal militar que hizo lo que se supone que tenían que hacer", aclaró.

El portavoz reconoció que al impulsar su primera operación contra la piratería en diciembre pasado, la OTAN consideró "suficiente" el sistema actual, en virtud del cual la detención es competencia nacional del Estado cuyo barco se ve implicado en una operación, el secretario general de la Alianza cree que esto "por sí sólo, no es suficiente" porque "la situación ha empeorado". "Cree que necesitamos algo más de lo que tenemos", explicó.

"Hay muchos en el Consejo del Atlántico Norte a los que les gustaría ver esas autoridades reforzadas", apostilló.

Por ello, los embajadores ante la OTAN discutirán entre hoy y mañana "cómo abordar esto", sobre todo, "en el contexto de que no hay todavía un tribunal internacional de ningún tipo" para juzgar a piratas, explicó. "Será una asunto a discutir en los próximos días para ver qué más se puede hacer", explicó.

En cualquier caso, el portavoz dejó claro que si finalmente los países aliados llegan a un acuerdo sobre "una política de la OTAN" o "reglas de acción y poderes de la OTAN que proporcionan un enfoque común y más robusto", especialmente en lo referente a las detenciones de piratas, "nada contravendría la legislación nacional" de cada Estado aliado.

Fuentes aliadas reconocieron que el problema de las detenciones es que "muchos" países "no tienen leyes que aplicar" contra piratas al no tener tipificado como delito la piratería en sus Códigos Penales pero, en otros casos, la detención sólo "se aplica a sus aguas territoriales" y, por tanto, se pueden realizar detenciones "fuera de sus aguas territoriales". "Esto es más una cuestión de vacío legal que de restricciones impuestas por las legislaciones nacionales que impiden acción", reconocieron las fuentes.

El secretario general de la Alianza ha destacado "el valor potencial" de la creación eventual de un tribunal de la ONU específico para juzgar a piratas, algo que se discute en el seno de la ONU. "La idea de un tribunal de la ONU es poco más que una idea ahora. (...) ¿Ayudaría tener un tribunal así? Sí. Creo que es innegable que ayudaría no sólo a la OTAN sino a todos los actores implicados en esto", aseguró Appaturai.

CAMBIAR EL CALENDARIO DE LA MISIÓN

Por otra parte, los Veintiocho aliados tratarán de llegar a una decisión "urgente" para determinar si modifican o no el calendario de su misión contra la piratería y si siguen adelante con las visitas a puertos que tenían previsto realizar durante un mes antes de retomar las operaciones contra la piratería teniendo en cuenta "el empeoramiento" de la situación, en cuanto a intensidad, número de ataques y área que abarcan los piratas, reconoció el portavoz.

Los cuatro buques integrados en el Grupo Permanente Martítimo 1 (GPM1) de la OTAN, incluida la fragata española Blas de Lezo, "terminan mañana" las operaciones contra la piratería en el Golfo de Adén, de acuerdo con el calendario original, explicó Appathurai. Un quinto barco alemán, integrado en el GPM1, se ha integrado en la misión europea contra la piratería Atalanta, confirmó.

"La planificación actual en estos momentos es que estos barcos terminen mañana y procedan con visitas a puertos abreviadas antes de volver, esencialmente, en las dos últimas semanas de junio para volver a asumir operaciones contra la piratería" durante varias semanas más, según lo previsto, explicó. Fuentes aliadas confirmaron que las visitas portuarias están programadas en Karachi (Pakistán), Singapur y Perth (Australia).

"Todo el mundo (en la OTAN) entiende la urgencia de qué hacer con el GPM1 y cómo se les da más poderes legales para abordar especialmente las cuestiones relativas a la detención", aseguró el portavoz.

En cualquier caso, los embajadores ante la Alianza también están discutiendo en la actualidad "el papel a largo plazo" de la OTAN en la lucha contra la piratería.

"No esperaría una decisión sobre el papel (de la OTAN en la lucha contra la piratería) a largo plazo esta semana y tampoco esperaría necesariamente una decisión para mañana sobre la autoridad que tiene nuestro personal militar. Pero sobre el despliegue de la actual misión, están trabajando lo más rápido posible para decidir si el despliegue debe modificarse respecto a las otras misiones que se asignaron, las visitas portuarias. No me sorprendería que se tomará una decisión en un sentido o en otro (...) en los próximos días si no a principios de la semana que viene", explicó.