La ultraderecha en Holanda: de Fortuyn a Wilders


Los ultraderechistas holandeses no encajan con el prototipo común, especialmente teniendo en cuenta que el personaje más influyente en la senda que ha tomado este signo político en el país es, sin duda, Pim Fortuyn, un homosexual. El asesinato del carismático líder de la lista electoral con su mismo nombre causó un impacto tan profundo en la sociedad que su recién nacido partido se alzó con 26 escaños en las elecciones inmediatamente posteriores al crimen, convirtiéndose en la segunda fuerza del país. Sus principales principios: la oposición a la inmigración indiscriminada y el rechazo al islamismo.

Pero las disputas internas en su partido consiguieron que sólo un año después, en las elecciones celebradas en 2003, cayeran hasta los 8 asientos en el Parlamento nacional, lo que les dejó como una mera comparsa. Pero las cenizas de aquel movimiento cristalizaron en 2006 en el nacimiento del Partido de la Libertad (PVV), una escisión del conservador Partido Popular para la Libertad y la Democracia (VVD), la tercera fuerza del país. En las recientes elecciones europeas han escalado hasta la segunda posición, consiguiendo cuatro escaños en el Parlamento Europeo gracias a su 17% de votos.

De la mano de Geert Wilders esta nueva fuerza consiguió sumar 9 escaños en las últimas elecciones, claramente favorables para los conservadores, con un programa basado en el euroescepticismo, la petición de la prohibición del Corán e ideas antiislamistas como la deportación masiva de magrebíes. Wilders saltó a la palestra pública tras producir un polémico documental llamado ‘Fitna’ en el que comparaba el libro sagrado de los musulmanes con el ‘Mein Kampf’ de Hitler. La emisión del documental fue expresamente prohibida en Londres y Reino Unido negó la entrada del político al país.

Temas relacionados:

Países:Alemania | Austria | Bélgica | Francia | Holanda | Italia | Israel | Reino Unido | Suiza