Las autoridades detienen a tres médicos por denunciar la muerte de civiles a causa de bombardeos del Ejército

Las autoridades detienen a tres médicos por denunciar la muerte de civiles a causa de bombardeos del Ejército

Las autoridades detienen a tres médicos por denunciar la muerte de civiles a causa de bombardeos del Ejército

LONDRES, 20 (EUROPA PRESS)

Las autoridades de Sri Lanka mantienen encarcelados a tres médicos bajo la acusación de difundir "falsas informaciones", según reconoció el propio Gobierno de Colombo. Los tres facultativos han sido detenidos, concretamente, por denunciar ante la prensa que el Ejército había bombardeado con artillería pesada zonas altamente pobladas y había causado la muerte de civiles.

De momento se desconoce el paradero de los tres médicos, V. Shanmugarajah, que atendía a los heridos en el hospital improvisado en el colegio de Mullivaaykkaal, en la llamada Zona de No Combates; Thurairaja Varatharajah, director de los Servicios Regionales de Salud y quien podría encontrarse gravemente herido, según el diario británico 'The Guardian'; y Thangamuttu Sathyamurthi.

Los tres trabajaban para el Gobierno en la zona del conflicto armado del noreste de Sri Lanka, donde atendían a los heridos, y fueron detenidos el pasado sábado después de huir de la llamada Zona de No Combates junto con otros 5.000 civiles. Los tres facultativos habían sido elogiados recientemente por Naciones Unidas por los "servicios heroicos" que estaban prestando a los civiles atrapados por la guerra.

Según 'The Guardian', los tres médicos habían sido vistos por última vez el pasado viernes en un puesto de control. Un responsable del Ministerio de Sanidad explicó que fueron detenidos por el Ejército y entregados posteriormente a la Policía, que los está investigando y los mantiene encarcelados por difundir "falsas informaciones".

El Gobierno ha prohibido la entrada de medios de comunicación independientes en la zona de guerra, razón por la cual los periodistas acudían con frecuencia a los tres médicos para obtener informaciones sobre el terreno.

Gracias a su trabajo en los hospitales y en los centros médicos improvisados en la zona de guerra, tenían información de primera mano sobre la situación de los civiles. En sus comparecencias ante la prensa, los tres médicos denunciaron que el Ejército había efectuado numerosos bombardeos contra zonas muy pobladas por civiles, poniendo así en entredicho los desmentidos del Gobierno respecto al uso de artillería pesada.

Amnistía Internacional ha expresado a la BBC su preocupación por la seguridad de los médicos, que al parecer fueron detenidos por "la División de Investigación Terrorista de la capital, Colombo". Asimismo, se ha dirigido a la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, para pedirle que muestre públicamente su preocupación por la situación de los médicos y pida su liberación.

Por su parte, la organización estadounidense Médicos por los Derechos Humanos aseguró a 'The Guardian' que los médicos se encuentran en régimen de incomunicación "posiblemente en venganza por cumplir su obligación ética de proteger las vidas de sus pacientes en todas las circunstancias". Reporteros sin Fronteras también ha pedido la liberación de los médicos.