Las autoridades mexicanas aprueban un decreto especial para tratar de controlar la situación

CIUDAD DE MÉXICO, 26 (EUROPA PRESS)

Las autoridades mexicanas aprobaron anoche un decreto que otorga a la Secretaría de Salud la posibilidades de adoptar las medidas que considere oportunas para prevenir, controlar y combatir la gripe porcina.

El documento, que entró en vigor hoy y que permanecerá vigente mientras se prolongue la situación, señala que el titular de la Secretaría realizará todas las acciones que resulten necesarias a efecto de dar seguimiento a las medidas previstas e informará de la situación cada doce horas al presidente del país, Felipe Calderón.

Este organismo público tendrá potestad para decretar el aislamiento de personas que sean sospechosos de padecer la enfermedad y de las personas ya contagiadas durante el tiempo que resulte necesario.

Según este decreto, también se aplicarán sueros, vacunas y otros recursos preventivos y terapéuticos y se inspeccionará a los viajeros que puedan estar afectados por el virus, así como sus equipajes, mercancías y otros objetos que puedan ser fuentes o vehículos de agentes patógenos.

Las acciones también permiten a las autoridades acceder a todo tipo de local o vivienda para controlar y combatir la epidemia, y utilizar todos los recursos médicos y de asistencia social de los sectores público, social y privado existentes.

El documento encomienda a las autoridades federales, estatales y municipales, así como a los profesionales técnicos y auxiliares de las disciplinas para la salud, el desempeño de las actividades que estime necesarias.

Además, establece la regulación del tránsito terrestre, marítimo y aéreo, así como disponer libremente de todos los medios de transporte de propiedad del Estado y de servicio público. La utilización libre y prioritaria de los servicios telefónicos, telegráficos y de correos, así como las transmisiones de radio y televisión, estableciendo las directrices informativas necesarias a fin de dar a conocer clara y oportunamente las medidas que se adopten para afrontar la contingencia.