Las encuestas prevén el auge de los partidos 'escépticos' en las próximas europeas


La participación en las elecciones europeas ha bajado en las últimas convocatorias | Reuters

La participación en las elecciones europeas ha bajado en las últimas convocatorias | Reuters

BRUSELAS — La carrera por ocupar uno de los 736 escaños del Parlamento Europeo ya ha empezado. Del 4 al 7 de junio se celebrarán en la UE los mayores comicios transnacionales de la historia, con 375 millones de personas en 27 países participando en la elección de sus nuevos representantes en Bruselas.

La participación en este tipo de comicios ha ido cayendo desde el 62 por ciento de 1978 hasta el 48 por ciento de 2004. Lo curioso es que los principales beneficiados pueden ser los partidos euro escépticos como el United Kingdom Independence (específicamente anti UE ). Esta formación puede obtener, según las encuestas, el 17 por ciento de los votos, cifra muy cercana a lo que los sondeos otorgan al partido laborista que se encuentra en una situación muy delicada.

La desmotivación de los votantes produce preocupación entre los observadores comunitarios, al tiempo que se detectan signos evidentes de que dichos grupos están logrando más apoyos a sus planteamientos y dejando de ser marginales. Uno de los ejemplos más llamativos es el del nuevo Libertas Party, que surgió a raíz del rechazo de Irlanda al Tratado de reforma de Lisboa. Partido paneuropeo

Libertas, presidido por el millonario irlandés Declan Ganley, está lanzando actualmente diferentes ramas del partido o uniéndose a organizaciones con ideologías similares a lo largo de toda Europa. Se presenta como “un movimiento paneuropeo de personas para lograr mayor democracia, responsabilidad y transparencia en la UE”, y asegura que hay semanas en las que tiene más visitas en su página web que cualquier otro partido político del mundo entero, “dejando atrás incluso al Partido Demócrata de EEUU”.

Tachado en numerosas ocasiones como carente de poder, el Parlamento Europeo (PE) es en realidad un organismo muy influyente en un gobierno multinacional cuyas decisiones se reflejan cada vez más en la vida de los ciudadanos, en leyes que regulan desde productos de consumo como el queso feta hasta servicios como los planes de telefonía móvil.

Durante los próximos cinco años, el PE (la única parte de la burocracia europea que eligen directamente los ciudadanos) tendrá que preparar los borradores de una creciente cantidad de leyes y reglamentos que deben observar los estados miembros. El parlamento se encarga además de aprobar el presupuesto total de la UE y tiene el derecho de forzar la dimisión de miembros de su rama ejecutiva, la Comisión Europea. La influencia del PE aumentará si el Tratado de reforma de Lisboa es finalmente ratificado por todos los estados miembros.

Según reza su material promocional, las votaciones del parlamento “dan la forma final a la legislación de la UE que influye en nuestra vida diaria, bien sea la comida en nuestros platos, el coste de nuestras compras, la calidad del aire que respiramos o la seguridad de los juguetes de nuestros hijos”.

Actualmente el bloque más grande en el PE es el grupo del Partido Popular Europeo y Demócratas Europeos, de centro-derecha, seguido por el Grupo Socialista Europeo, de centro-izquierda, y la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa. Hay además otros bloques con unas cuantas docenas de parlamentarios, como el de los Verdes y el grupo de derechas Unión por la Europa de las Naciones. El grupo de euroescépticos Independencia y Democracia, fundado en 2004, tiene ahora 22 miembros. Treinta parlamentarios no están adscritos a grupo alguno.

Reconociendo el escaso interés general en los partidos europeos, el PE ha asignado este año 18 millones de euros a “venderse” entre los ciudadanos con la ayuda de empresas de relaciones públicas, celebridades, emisoras de televisión y medios sociales. El votante potencial puede examinar además una plétora de páginas web que aportan información y ofrecen al usuario la posibilidad de hacer preguntas.

*Teri Schultz realiza la cobertura de la Unión Europea para GlobalPost. Anteriormente ha trabajado para medios como CNN, Reuters, Fox News y ABC.