Las medidas de EEUU para avanzar en las negociaciones de paz se harán efectivas si Israel quiere, según Lieberman

JERUSALÉN, 22 (EUROPA PRESS)

La administración del presidente estadounidense, Barack Obama, pondrá sobre la mesa nuevas iniciativas de paz para solucionar el conflicto en Oriente Próximo solo si Israel accede a ello, según declaró hoy el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Avigdor Lieberman.

"Creedme, América aceptará nuestras decisiones", precisó Lieberman en una entrevista concedida al diario 'Moskovskiy Komosolets' y recogida por 'Haaretz'. En ese sentido, el ministro israelí dijo que el papel de Israel es acercar posturas entre Estados Unidos y Rusia.

Durante la entrevista, Lieberman precisó que Irán no es la mayor amenaza de Israel, sino más bien Afganistán y Pakistán, lo que demuestra que, aunque el político israelí siempre ha alertado sobre la amenaza iraní, ahora ha pasado a ser la cuestión secundaria seguida por Irak.

Lieberman también habló sobre el papel que juega Rusia en las negociaciones de Oriente Próximo y el conflicto árabe-israelí, y añadió que habría que modificarlo apostando por un acercamiento entre ambas potencias para solucionar de forma conjunta las cuestiones de carácter internacional.

"Rusia tiene una influencia especial en el mundo musulmán y lo considero como un compañero estratégico que debería jugar un papel principal en Oriente Próximo", dijo y añadió que durante mucho tiempo argumentó que Israel no apreciaba lo suficiente al 'factor del Kremlin', "aunque he intentado enmendar este error", matizó.

En ese sentido, muchos analistas y políticos han revelado que la decisión del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, de elegir a Lieberman como ministro de Exteriores, tendrá como resultado un "buen entendimiento" entre Moscú y Tel Aviv.

PRIORIDADES

Respecto a la cuestión nuclear, destacó que desde que comenzó a especularse sobre la amenaza nuclear de algunos países como Irán, éste se ha convertido en un tema cada vez más extendido, aunque no por ello se debería olvidar el "problema urgente" que supone Pakistán y Afganistán.

"Pakistán es nuclear e inestable, y Afganistán se enfrenta al poder de los talibán; la combinación de ambas cosas crea un área de radicalismo que gira en torno a la figura de Bin Laden", alertó Lieberman, en una postura que parece acercarse a la de su aliado Estados Unidos, quien ha centrado sus esfuerzos de política exterior en dicha región tan inestable.

"No creo que esta situación genere felicidad en China, Rusia o Estados Unidos... estos países (Pakistán y Afganistán) son una amenaza no sólo para Israel sino para el mundo a nivel global", precisó.