Latinoamérica está tocando fondo, dice el FMI

  • Washington, 24 abr (EFE).- Latinoamérica está tocando fondo y comenzará desde ya la recuperación, dijo hoy el FMI, que celebró, al igual que el Banco Mundial (BM), el que la región tenga unos pilares más sólidos que en el pasado para hacer frente a la crisis.

Washington, 24 abr (EFE).- Latinoamérica está tocando fondo y comenzará desde ya la recuperación, dijo hoy el FMI, que celebró, al igual que el Banco Mundial (BM), el que la región tenga unos pilares más sólidos que en el pasado para hacer frente a la crisis.

"Estamos tocando fondo probablemente mientras hablamos", dijo en una rueda de prensa Nicolás Eyzaguirre, director del departamento de América Latina del FMI.

Sus palabras llegan sólo dos días después de que el Banco Mundial acusara al FMI de ser "demasiado pesimista" sobre la región al pronosticar una contracción del crecimiento del 1,5 por ciento frente al 0,6 por ciento que adelanta el Banco.

Pero el Fondo arrojó hoy cierta esperanza al indicar que la región saldrá del pozo antes que los países desarrollados que no verán la luz al final del túnel hasta comienzos de 2010.

Las palabras de Eyzaguirre coincidieron con la celebración de un seminario sobre las perspectivas de la región en la sede del BM, que contó con la participación, entre otros, del presidente electo de El Salvador, Mauricio Funes, y el ministro de Finanzas colombiano, Óscar Zuluaga.

A ellos se sumaron el gobernador del Banco Central de Chile, José de Gregorio, el subsecretario de Hacienda mexicano, Alejandro Werner, y el ex ministro venezolano de Planificación Ricardo Hausmann, en la actualidad profesor de la Universidad de Harvard.

Los ponentes coincidieron en señalar que la región hace frente a esta crisis mejor pertrechada que en el pasado, aunque afronta serios desafíos como la protección de los logros en materia económica y social de los últimos años.

Funes señaló, en ese sentido, que en el caso de Centroamérica la actual crisis constituye el principal riesgo para la democracia y la convivencia pacífica debido a sus potenciales efectos en el desempleo, la pobreza y en la profundización de la brecha social.

Dijo que pese a las estrecheces presupuestaria que atraviesan países como el suyo es necesario mantener los programas de protección social para que los más pobres no tengan que asumir, una vez más, la factura de la crisis.

El titular de Hacienda colombiano hizo hincapié también en la necesidad de salvaguardar los logros de los últimos años.

Zuluaga explicó que su Gobierno ha puesto en marcha políticas contracíclicas, que incluyen la protección de las redes sociales con las que hacer frente a un desempleo creciente y las inversiones en sectores como infraestructura para estimular la creación de trabajo.

Destacó la necesidad de encontrar el equilibrio entre la estabilidad económica y el progreso social.

El subsecretario de Hacienda mexicano, Alejandro Werner, mencionó, en línea con lo señalado por el FMI, que su país empieza a ver las primeras señales de estabilización en el mercado laboral y en las ventas internas, que han comenzado a aumentar.

Por su parte, la responsable del BM para América Latina, Pamela Cox, afirmó que la contracción de la demanda laboral afectará sobre todo a los trabajadores urbanos de la economía formal.

Eso lleva al Banco Mundial a concluir que la crisis afectará más, "en proporción", a la clase media de la región.

Recordó que América Latina logró sacar de la pobreza a casi 60 millones de personas durante el robusto periodo de crecimiento que tuvo lugar entre 2002 y 2008.

"Ahora cuatro millones podrían caer en la pobreza debido a la crisis", alertó.

La directiva del BM subrayó que la crisis afecta ya a cada aspecto de la economía latinoamericana a través de la caída de los precios de las materias primas, una menor demanda, la reducción en los flujos de remesas y la inversión directa.

Insistió, de todos modos, en que no hay una crisis financiera sistémica como en otras regiones del mundo. "América Latina no es Europa del Este", afirmó.

"La mayoría de los mercados latinoamericanos se librará de los síntomas de crisis pasadas: enormes devaluaciones, incrementos en las tasas de interés, repuntes inflacionarios, colapsos bancarios, moratorias de la deuda", pronosticó.

Dijo que eso es posible gracias a que la región "hizo lo correcto" al implementar las políticas macroeconómicas y fiscales adecuadas, así como regulaciones sensatas en el sector financiero.