Los fabricantes españoles de componentes apuestan por China ante la crisis

  • Shanghai, 24 abr (EFE).- Los fabricantes españoles de componentes de automoción están decididos a apostar por países emergentes como China, uno de los mercados mundiales del motor que más está creciendo a pesar de la crisis, como un destino de exportación donde conviene estar presente de cara al futuro.

Los fabricantes españoles de componentes apuestan por China ante la crisis

Los fabricantes españoles de componentes apuestan por China ante la crisis

Shanghai, 24 abr (EFE).- Los fabricantes españoles de componentes de automoción están decididos a apostar por países emergentes como China, uno de los mercados mundiales del motor que más está creciendo a pesar de la crisis, como un destino de exportación donde conviene estar presente de cara al futuro.

Una decena de firmas españolas del sector se dan cita en China esta semana, con el apoyo del ICEX, para intentar profundizar su presencia en el gigante asiático durante la feria Shanghai Auto 2009, una de las principales citas anuales del motor.

Ya hay algunos distribuidores chinos que comercializan productos españoles, pero esa presencia "aún es incipiente, hay un gran mercado por desarrollar", explicó a Efe Eduardo Casero, presidente de la Comisión de Comercio Exterior de la Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes para Automoción (Sernauto).

"China en estos momentos es el gran desafío. Un país de 1.300 millones de habitantes que tiene escasamente 18 millones de coches tiene un potencial enorme", señaló Casero, que recordó que las firmas españolas no se pierden la feria china desde hace seis años.

Introducir los componentes españoles en el mercado chino no siempre resulta fácil, dijo Néstor Berraondo, director de exportaciones de la firma de suspensiones y otros productos DYS-IR-Talosa, ya que China a menudo los fabrica también, mucho más baratos, aunque su calidad aún no alcanza a la europea.

Las firmas españolas que acuden a la feria, por el momento, son sobre todo de piezas de recambio, y "como los coches cada día se fabrican mejor, los productos que están presentes aquí son sobre todo los de alto consumo", explicó Casero, como aceites, filtros, frenos y piezas de dirección y suspensión.

También hay presencia en China de productos españoles de alta tecnología, como chasis y componentes electrónicos, pero siempre con las dos bazas con que cuentan los españoles para tratar de hacerse un hueco en el mercado asiático: calidad a un precio competitivo.

En todo caso, los fabricantes consideran que China es un "mercado de futuro" en el que "hay que estar", y ven un síntoma muy claro en el hecho de que en febrero pasado las ventas mensuales de China superasen por primera vez a las de Estados Unidos como primer mercado mundial, destacó Casero.

Entretanto, la crisis económica mundial afecta ya a sus ventas, aunque eso les mantiene "preocupados, pero relativamente tranquilos", ya que, en su opinión, en este sector "se trata de una crisis de confianza más que de una crisis real".

"Las compañías que hacen sólo recambios están pasándolo aceptablemente bien, porque aunque en las partes de primer equipo todas las compañías están sufriendo y ha habido una caída en la producción y en las ventas, en el corto plazo no tienen por qué pasar problemas", afirmó.

"Quien estaba pensando en cambiar de coche por uno nuevo va a tener que mantener durante un año o dos más el antiguo, y teóricamente tendremos una serie de oportunidades para recuperar el negocio durante este tiempo", dijo, aunque "a largo plazo todos necesitamos que el parque se renueve".

"Podemos aceptar, durante un período de un año o un año y medio, que la venta de coches baje, pero necesitamos que enseguida vuelva otra vez", concluyó.