Los insurgentes islamistas atacan la sede presidencial y a soldados de la Unión Africana en Mogadiscio

Los insurgentes islamistas atacan la sede presidencial y a soldados de la Unión Africana en Mogadiscio

Los insurgentes islamistas atacan la sede presidencial y a soldados de la Unión Africana en Mogadiscio

MOGADISCIO, 24 (Reuters/EP)

Milicianos islamistas lanzaron proyectiles de mortero contra el palacio presidencial y realizaron ataques contra las fuerzas de paz de la Unión Africana (UA) desplegadas en Mogadiscio durante la tarde de ayer, el segundo día de unos intensos enfrentamientos que han causado la muerte de al menos 47 personas.

Las tropas gubernamentales y los rebeldes también han intercambiado disparos en diferentes zonas de la capital somalí. La ONG Elman Peace denunció que muchos de los habitantes de la ciudad se habían visto obligados a abandonar sus hogares, uniéndose a los cerca de 49.000 desplazados por el incremento de la violencia durante las dos últimas semanas.

Tanto los países vecinos como las naciones occidentales temen que las milicias de Al Shabaab se hagan con el control de Somalia, país sin Gobierno efectivo desde hace 18 años, y se convierta en un refugio para el terrorismo internacional.

"Grupos opositores nos han atacado con lanzagranadas", aseguró un oficial burundés. "Todavía nos están disparando y vamos a defendernos", añadió.

La UA tiene cerca de 4.300 soldados de Burundi y Uganda desplegados en Mogadiscio para defender sitios clave y sólo están autorizados para utilizar sus armas en caso de ser atacados.

Los insurgentes islamistas se levantaron en armas en 2007 contra el Gobierno central, que no conseguía ejercer su control en muchas zonas del país.

Desde entonces, los enfrentamientos entre milicianos y los soldados gubernamentales han causado la muerte de al menos 17.700 civiles y más de un millón de desplazados. Cerca de 3 millones de somalíes dependen de la ayuda humanitaria para sobrevivir.

Por otra parte, el Gobierno etíope ha llamado a consultas a su embajador ante la UA en respuesta al llamamiento efectuado por este organismo a Naciones Unidas para que amplíe las sanciones contra Etiopía por suministrar armas a los insurgentes somalíes.

El Ejército etíope retiró a todos sus efectivos del país vecino a comienzos de 2009 cuando Sheikh Sharif Ahmed, respaldado por las potencias occidentales, fue elegido como nuevo presidente del país por el Parlamento.