Los islamistas sirios venden sangre cristiana a 100.000 dólares la botella

  • En Arabia Saudí la compran a este precio ya que "bajo la concepción islámica, cuando se lavan las manos con esta sangre, participan del sacrificio ante Alá".

La monja ortodoxa siria de origen turco Hatune Dogan

La monja ortodoxa siria de origen turco Hatune Dogan

Los islamistas en Siria vendena los saudíes sangre de los cristianos sirios asesinados a razón de 100.000 dólares la botella, según aseguró la monja ortodoxa siria de origen turco Hatune Dogan durante la presentación de los resultados de una investigación independiente.

Dogan, cuya familia se mudó a Alemania cuando tenía 15 años, dirige la organización caritativa Fundación de la Hermana Hatune, conocida como 'Mano de Ayuda a los Pobres' (Helfende Hände für die Armen, en alemán), que opera en 35 países.

Según publicó el portal wnd.com, el tema de su investigación independiente presentado en una conferencia de prensa en Viena a finales de diciembre formó parte de un evento dedicado al Día de los Derechos Humanos, en el que se trataba sobre la persecución y el maltrato que sufren los cristianos por parte de fundamentalistas musulmanes en Siria.

La religiosa describiósus encuentros con personas inocentes que habían sido tratados salvajemente por los musulmanes radicales. Dohan aseguró conocer a una mujer en Alepo cuya familia entera, de seis miembros, fue asesinada. La mujer y su hija fueron violadas repetidamente.

Durante su discurso en alemán,cuyo vídeo fue publicado en YouTube, Doganaseguró, por ejemplo, que a un sirio con el que logró comunicarse "le hicieron una especie de "bolsillos en la carne y los llenaron de sal".

Vídeos aterradores

La religiosa explicó cómo había hablado con 218 mujeres. Todas fueron secuestradas y brutalmente violadas. Tres de ellas tenían por lo menos uno de los pechos cortados, y 13 de ellas había sufrido la mutilación de sus genitales.

La monja aseguró queposee 174 videos que atestiguan estos terribles abusos, torturas y asesinatosque recibió de miembros de familias de las víctimas de la persecución islamista.

Uno de ellos, fechado el16 de septiembre 2004 se puede ver cómo es decapitado un cristiano en Bagdad llamado Joseph. En las imágenes los extremistas le gritan justo antes de morir que "será sacrificado por Dios", "sólo se cumple la palabra de Dios". El video se lo entregó la hermana de la víctima.

Dogan contó que un sacerdote le presentó a un hombre, que casualmente aparecía en este vídeo, el de la ejecución de Joseph. Según la hermana, este hombre era uno de los asesinos. La religiosa contó que este hombre sufría graves problemas psicológicos y que se había convertido al cristianismo.

Sangre para los saudíes

Sin embargo, la revelación más trágica realizada por la monja fue cuando contó que preguntando a un hombre qué hacían con la sangre de los cristianos decapitados éste le reveló que "eso es un gran negocio". El hombre le reveló que "una pequeña botella de sangre cristiana enviada a los fanáticos en Arabia Saudita tiene un valor de 100.000 dólares".

Dogan relató que, bajo la concepción islámica, los radicales se lavan las manos con la sangre embotellada ya que ellos creen que cuando se lavan las manos en esta sangre pasan a formar parte de este "sacrificio" por Allah.

Estos actos sangrientos de los musulmanes radicales están detrás de la petición de un obispo sirio que apeló a los cristianos a armarse para su propia defensa.

Incluso hay testimonios que aseguran que grupos de musulmanes radicales en Siria han llegado a asar a gente en hornos. Sin embargo, otros testimonios dicen que estos extremistas realmente se beben la sangre de los cristianos, porque, dicen, les da la salvación.