Minerales estratégicos: el mundo se prepara para la batalla por el nuevo petróleo

  • Las 'tierras raras' son el nuevo petróleo. Su control garantiza el desarrollo tecnológico del país además de poder político y económico. Todos los países del mundo son conscientes de la importancia de participar en esta carrera, pero por el momento, China va a la cabeza.

La crisis del 73 es un buen ejemplo de lo que ocurre cuando los países productores de una materia prima tan necesaria como el oro negro, deciden dejar de exportar. Durante los años setenta, quien controlaba el petróleo tenía un granpoder de negociación e influenciaen las grandes decisiones internacionales.

Pese a que la dependencia del petróleo en Occidente sigue siendo muy alta, para EEUU y Europa hay un nuevo protagonista: los minerales estratégicos o "tierras raras".

Imprescindibles en la tecnología

Minerales como el cerio, el neodimio, el prometio o el europio pertenecen al grupo de elementos llamado"tierras raras" yson imprescindibles para la fabricación dedispositivos electrónicoscomo pantallas de ordenador o baterías.

Chinaes hoy el granexportadorde estos minerales, ya quecontrola más del 90% del mercado. Fue a finales de los ochenta cuando el gigante asiático decidió crear los primeros laboratorios para trabajar con las tierras raras. A partir de ese momento, su producción comenzó a crecer y no tardó en dejar atrás a minas como la de Mountain Pass en California, líder mundial durante más de veinte años.

Pese a queChina posee menos de la cuarta parte de las reservas mundialesde estos materiales, prácticamente la totalidad de las exportaciones pasan por sus manos. La explotación intensiva que inició a finales de los ochenta provocó unacaída del precio de los minerales, lo que hacía poco rentable para los demás países extraerlos en su propio territorio.

Una batalla a escala mundial

El progresivo aumento de la importancia de estos minerales en la economía global ha provocadotensiones comerciales entre China y el resto de países del mundo.

En 2010, Pekín decidió unilateralmentesuspender las importaciones de tierras raras a Japón, lo que provocó el primer conflicto político grave por estas materias primas. SoloToyota necesita unas 10.000 toneladas de 'tierras raras' al añopara la fabricación de las baterías de sus coches, dato que desvela el impacto en la economía nipona.

Entonces, los chinos argumentaron que la razón de esa suspensión temporal era la decontrolar la producción(mediante cuotas de exportación) a causa de los graves problemas medioambientales y laborales que estaban teniendo.

Pero el hecho supuso un toque internacional a un problema al que no se había prestado suficiente la atención: China controlaba prácticamente toda la producción de estos minerales ylos demás países dependían demasiado de sus exportaciones.

Lainclusión de cuotaspor parte del país asiático es unaestrategia a largo plazo: por un lado se podríaautoabastecer con mayor eficienciapara dejar de exportar productos en bruto y mejorar la producción de productos terminados de alta tecnología. Por el otro, se asegura demantener un nivel de precios aceptabledebido a la gran demanda de estos materiales que existe en el mundo.

EEUUfue el primer país en tomar conciencia de la gravedad de la situación y en marzo de 2012 puso unaqueja oficial ante la Organización Mundial de Comercio(OMC) contra China, al considerar que el país asiático estabarestringiendo las exportaciones de estos minerales, lo que afectaba alsistema productivo estadounidense.Esta denuncia fue avalada porJapóny la Unión Europea. La OMC anunció meses más tarde que investigaría si las exportaciones de China cumplían las legislaciones internacionales de comercio.

Alternativas de futuro

Pese a que China controla el mercado mundial de tierras raras, son muchos los países (incluyendo EEUU) que podríanreanudar la explotación de estos mineralespara reducir su dependencia. Ahora la vista está puesta enGroenlandia, una región de Dinamarca que sin embargotiene suficiente autonomía para explotar y exportar sus recursos mineros,ricos en 'tierras raras' según los últimos estudios.

China ya ha enviado delegacionespara conseguir los derechos de explotación y la UE mira con preocupación estos acuerdos. De hechoEuropa ya ha tomado medidascomo elcompromiso de pagos a Groenlandiapara queno se limiten la exportación de minerales.

El presidente de EEUU,Barack Obama, ya ha creado una oficina especialpara negociar las importaciones de estos minerales y para asegurar que todos los países cumplan sus obligaciones comerciales internacionales. Washington teme que Pekín pueda usar las exportaciones de 'tierras raras' para tomar represalias contra países que legítimamente impongas limitaciones sobre productos chinos.

Sin embargo China también está tomando medidas para proteger su nuevo filón, creandouna gran compañía de tierras rarasformada por varios pequeños productores del país, con el fin de controlar más fácilmente la producción y las cuotas de exportación.

Una nueva era en la extracción de minerales

Ante la gran dependencia que tiene occidente de las 'tierras raras' chinas,son muchos los países que tienen planes para reabrir minas y explorar nuevos yacimientos.Se cree que puede haber buenas fuentes de minerales enAustralia, Brasil, Canadá, Sudáfrica, Tanzania, Groenlandiay los propiosEEUU. Quizá no sea tan rentable como comprarlas a China, pero reduciría bastante la dependencia exterior por estas materias primas.

Incluso se ha planteado la posibilidad de fomentar la creación decentros de reciclajemás modernos que puedanextraer los minerales de desechos electrónicoscomo ordenadores, teléfonos móviles y baterías. En Francia ya existe una que produce 200 toneladas al año de lámparas fluorescentes e imanes entre otros productos.

Está claro queel control por las tierras raras será el tema principal de debate en las relaciones diplomáticas de los próximos años.

Sigue @josebasolano