Morales reivindica el acceso al agua como un derecho humano en un acto para la construcción de una presa

LA PAZ, 17 (EUROPA PRESS) El presidente de Bolivia, Evo Morales, reivindicó ayer el acceso al agua potable como un derecho humano y criticó la privatización de este bien durante el acto de firma de un contrato para la construcción de una presa en la ciudad de Cochabamba, en el centro del país, que proporcionará agua a 1,3 millones de habitantes.

"¿Cómo es posible que las empresas puedan adueñarse de ese recurso natural para vendérnoslo?", preguntó Morales a la multitud asistente en un discurso recogido por la Agencia Boliviana de Información. "El agua es un derecho un derecho humano (...) no puede ser privatizada", agregó el madatario, recordando que defiende esta postura en todos los foros internacionales en los que participa.

Con la firma del contrato, el Gobierno da luz verde a la construcción de la presa de Misicuni, que suministrará agua a unos 1,3 millones de habitantes del departamento de Cochabamba y otras provincias. Tendrá una altura de 120 metros, almacenará unos 150 millones de metros cúbicos y proporcionará 3.100 litros de agua por segundo; 2.000 litros se destinarán para uso humano y 1.600 para uso agrícola.

Según fuentes oficiales, su construcción requerirá una inversión de 84,2 millones de dólares y será concluida en algo menos de tres años y medio. Bolivia aportará el 54 por ciento de la inversión, mientras que el resto será financiado por entidades extranjeras.