Netanyahu y Obama se reúnen con Irán y Palestina como temas a tratar


El primer ministro israelí llego el sábado a Estados Unidos con Irán y Palestina como grandes temas a tratar | Reuters

El primer ministro israelí llego el sábado a Estados Unidos con Irán y Palestina como grandes temas a tratar | Reuters

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro de Israel, Benhamin Netanyahu, se reúnen este lunes en Washington en el primer encuentro bilateral desde su llegada al poder. La reunión llega marcada por la amenaza que supone para Israel el programa nuclear iraní. Bajo la presidencia de George W. Bush, Israel no obtuvo el apoyo a un ataque a las instalaciones nucleares del país de los ayatolás.

Otro punto conflictivo son las palabras de Netanyahu en las que manifestaba no sentirse comprometido por anteriores acuerdos de paz con los palestinos, en los que se ofrecía la solución de crear un Estado palestino independiente. Mientras tanto, el diario israelí Haaretz afirma que los contactos entre las dos partes se han reanudado.

Los colonos judíos son uno de los mayores obstáculos para la paz. El primer ministro israelí, considerado un halcón en ojos de los analistas, es muy blando para muchos de estas 282.000 personas que viven en Cisjordania. Pero dentro de esa cifra, hay algunos cuyo radicalismo va más allá.

“Debilidad de carácter”

Es el caso de Noam Arnom, de 54 años y líder de 700 colonos de la ciudad de Hebrón. Muestra a las claras su desconfianza en Netanyahu. "Sé que no podemos confiar en él", dice Arnon mientras entra en la antigua Cueva de los Patriarcas, supuesto lugar de enterramiento de las parejas bíblicas de Abraham y Sara, Isaac y Rebeca y Jacobo y Leah. "Netanyahu no es un hombre fuerte. Es muy débil. Se derrumba fácilmente bajo presión". Su desconfianza se basa en el hecho de que Hebrón fue dividida en 1997 entre la parte judía y la árabe, que fue entregada a la Autoridad Nacional Palestina.

El visitante ve las tiendas árabes cerradas en un paseo por la antes efervescente zona comercial. "No me culpes por la clausura de estos comercios", dice. "Culpa a los terroristas". Cuando se le recuerdan las palabra recientes de Netanyahu, Arnon señala que fue Ariel Sharon, otro aparente defensor del sionismo más recalcitrante, el que obligó a 10.000 colonos a retirarse de la franja de Gaza en 2005. Por su parte, el alcalde de la parte israelí, Malachi Levinger, es optimista ya que asegura que el mandatario israelí le prometió durante la campaña electoral permisos para construir otras 2.000 viviendas.

*Matt Beynon Rees realiza la cobertura de Oriente Medio para GlobalPost. Ha sido jefe de la delegación en Israel de la revista Time, además de publicar en The Scotsman y Newsweek.