Nueve mapas para entender Siria y la guerra civil que asola al país desde hace 4 años

  • Desde hace 4 años Siria está inmersa en una guerra que parece no tener fin, que ha dejado cientos de miles de muertos y millones de refugiados.

  • Estos 9 mapas esbozan algunas ideas para entender un conflicto que comenzó con la primavera árabe, como movimiento político, y ha abocado en un conflicto religioso y sectario.

La guerra civil siria cumple 4 años de edad. Cuatro años de barbarie incomprensible, que comenzó con una 'primavera árabe' más y que ha terminado, como se denomina ya en diversidad de medios, en el triste invierno yihadista. En una cruenta y, parece que interminable, batalla sectaria. La guerra comenzó, de la forma más inocente, con un niño.

O mejor dicho, con varios niños, encarcelados por escribir en un muro palabras contra el presidente del país: las manifestaciones para pedir su liberación comenzaron en Damasco, Aleppo y Daraa, la llamada cuna de la revolución. Pero la brutal represión del gobierno, que calificó de terroristas a los manifestantes, desembocó en una guerra, que continúa su curso, sin final aparente a la vista. Estos nueve mapas ofrecen una visión sobre el porqué y cómo de una guerra que cumple un nuevo aniversario.

La línea Sykes-Picot

La importancia de esta línea, dibujada por sus autores, Sykes y Picot, en 1916, es discutida. Dividiendo la región cercana al Levante y otras regiones el antiguo imperio otomano, que incluía las actuales Siria, Irak, Turquía, Jordania y Líbano entre las zonas de influencia británica, rusa y francesa, esta línea dibujada por Sykes, diplomático británico, y Picot, cónsul francés, marcó para siempre a la región, pero la evidencia de que está detrás del conflicto no es una relación causa-efecto muy directa. Así, hasta la independencia de sendos países, impuso el reparto del territorio entre los poderes coloniales en un acuerdo secreto entre Francia y Gran Bretaña, con la aceptación delImperio rusoy elReino de Italia.En la A, el protectorado francés, en la B, el británico.

Mientras que numerosos académicos y estudiosos apuntan a esta línea como origen de gran parte de los conflictos en Oriente Medio, otros lo discuten.Según argumenta James Gelvin, de UCLA, el acuerdo Sykes-Picot murió antes de que acabara la Primera Guerra Mundial.

Lo que está claro es que la frontera, dibujada de la forma más antinatural posible, con líneas rectas, juega un papel a la hora de comprender a algunas de las fuerzas detrás del conflicto sirio. El 'Estado Islámico', grupo que ha cruzado fronteras y quiere cruzar aún más, proclamó hace meses que la línea ya no era: "no creemos en el acuerdo Sykes-Picot", declaraban sus militantes al anunciar la extensión de su 'califato' entre Siria e Irak. Bashar al-Assad también cree que es un punto de origen del conflicto, idea que compartenGlenn Beck, y Noam Chomsky, respetados académicos.

La composición étnica-religiosa de Siria

Antes de la guerra civil, que este domingo cumplirá 4 años de edad, Siria era considerado un bastión de paz, un ejemplo de convivencia entre culturas. Chíitas, suníes, alawitas y cristianos convivían en un territorio milenario. Los levantinos, como se conoce a los habitantes de este rincón de la tierra son denominados árabes, comúnmente, por su lengua, cultura, geografía e historia.

El 74% de la población son musulmanes suníes, un 16% son druzos y alawuíes y el 10% restante son Cristianos ortodoxos, grecocatólicos, armenios, siriojacobitas. Algo que se mezcla también con las etnias: un 85% de los sirios son árabes, un 9% son kurdos y el resto son armenios, turcos y palestinos.

Las étnias y religiones cumplen también un rol vital en la estructura de poder en el país. Así, los alawuíes son quienes tienen el poder, con el presidente Bashar al Assad, pese a ser minoría en el país. Tras persecuciones religiosas en el pasado, comenzaron su entrada en círculos de poder a través del ejército, cuando se instauró el protectorado francés. Así, también se vinculan historia y geografía, con el acuerdo, citado en el primer punto, de Sykes y Picot.

¿Qué controla el 'EI'?

A rasgos generales, el gobierno controla el oeste del país, en la zona entre costas y montañas, el Estado Islámico controla el valle del Eúfrates y los kurdos controlan y defienden sus territorios en el norte y noreste del país. Así, el 'EI' controla, desde su capital de facto, Raqqa, las fértiles tierras del Eúfrates, una especie de 'Y' que ocupa transversalmente el país. Los rebeldes sirios, que debido a su gran división han perdido relevancia, especialmente desde la brutal irrupción del 'EI', controlan la zona de Aleppo.

Aleppo, punto álgido del conflicto

La batalla de Aleppo lleva en marcha desde 2012: en él se enfrentan el Ejercito Libre Sirio, el Frente Islámico, yihadistas, las Unidades de Defensa del Pueblo y el gobierno sirio. Conocida como la "madre de las batallas", el conflicto continuo en torno a la ciudad la ha dejado en los huesos. El uso de bombardeo intenso ha hecho huir a miles, destruyendo a su paso miles de vidas y una ciudad de importante valor histórico.

En manos del gobierno en un primer lugar, fue tomada por los rebeldes sirios, pero como se ve en la imagen, el gobierno sirio, en rojo, quiere rodear la ciudad para acorralar a los rebeldes, en verde, que siguen resistiendo. La última de sus operaciones por tomar la ciudad, hace unas semanas, no obstante, fracasó. La lucha continúa.

Damasco, bastión del gobierno

La capital de Siria, el premio más codiciado de todos los combatientes de la lucha, sigue firmemente en manos de al Assad. A pesar de que los rebeldes intentaron tomar la capital, firme bastión progubernamental, en 2012, fracasaron en su intento, llamado 'Operación Damascus Volcano'. Los rebeldes mantienen, no obstante, algunos barrios de la ciudad.

Los efectos de la guerra, en luces

LaguerraenSiria, que este domingo cumplirá cuatro años, ha apagado el 83% de las luces del país desde que las primeras hostilidades comenzaran en marzo de 2011, según un informe elaborado con imágenes de satélite por científicos de la Universidad de Wuhan (China), en colaboración con #withSyria, una coalición internacional de 130 ONG humanitarias y de derechos humanos.

Más de 3,8 millones de refugiados

Ante el auge de la guerra, millones de sirios se han visto obligados a huir. Algunos han llegado hasta Europa, pocos han podido, pero la mayoría se ha instalado los países vecinos, a la espera de poder volver cuando termine el conflicto. Según datos que maneja Naciones Unidas,más de 3,8 millones de refugiados sirios han sido acogidos en los países vecinos, una enorme carga para Jordania, Líbano, Egipto, Turquía e incluso la propia Irak.

Más de la mitad de los refugiados sirios en Líbano viven en alojamientos precarios e inseguros con un aumento respecto al año pasado, cuando representaban un tercio del total y mantenerlos a salvo y protegidos del frío constituye un constante desafío. Asimismo, una encuesta realizada a 40.000 familias sirias en las zonas urbanas de Jordania reveló que dos tercios de los refugiados vivían por debajo del umbral de pobreza absoluta.

¿Dónde están ocurriendo los bombardeos de la alianza?

Este mapa, elaborado por The Study of War, muestra donde se estaban, a fecha de 5 de marzo, produciendo los bombardeos de la alianza contra el Estado Islámico. Así, mientras la alianza se centra en el valle del Eúfrates y en el noreste del país, donde avanza el 'EI', el gobierno sirio se concentra en defender la zona de Idlib, al oeste.

Población

En Siria había entre 21 y 23 millones de personas, según datos de 2011. Desde entonces, han abandonado el país casi 4 millones de ellas. Este mapa refleja la concentración de la población en varios puntos. El 60% de la población vive en la región de Aleppo, el Valle de Eúfrates o en las costas: entre las montañas y el desierto. El Valle del Eúfrates está controlado por el 'EI', por ejemplo, que siguió su ascenso al norte a través del río milenario, con lo que se puede explicar el mapa anterior, por ejemplo, que refleja esa 'Y' que es el territorio del 'EI'.