Obama defiende ante las familias de víctimas el control en la venta de armas

  • Obama estuvo rodeado de víctimas o familiares de fallecidos por tiroteos en un programa de la CNN y escuchó sus críticas.

  • Nada de lo que proponemos le impide o dificulta hacerse con un arma si la necesita", dijo a la mujer del francotirador fallecido Chris Kyle.

Obama defiende ante las familias de víctimas el control en la venta de armas

Obama defiende ante las familias de víctimas el control en la venta de armas

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha retado durante un programa en la cadena CNN, ha retado al principal lobby proarmas del país, la Asociación Nacional del Rifle (NRA),a discutir cara a cara las accioens ejecutivas que dictó esta semana con el propósito de contener la violencia de las armas.

"Lo que he dicho consistentemente a lo largo de mi presidencia es que respeto la segunda enmienda (de la Constitución). Respeto el derecho de portar armas. Respeto a las personas que quieren un arma para su protección personal, cacería o deporte", afirmó el mandatario. "Todos podemos estar de acuerdo en que tiene sentido hacer todo lo que podamos hacer para mantener las armas fuera de las manos de las personas que quieran hacer daño a otros o a sí mismos". Así lo afirmó en el programa retransmitido en directo desde la Universidad George Mason,en Fairfax, Virginia.

Rodeado de víctimas o familiares de fallecidos por tiroteos, pero también de representantes de los comercios de armas, Obama defendió sus medidas de "sentido común" para aumentar los controles a la venta de armas."No vamos a eliminar la violencia por armas pero podemos reducirla", señaló, citando que 30.000 personas mueren acada año en el país a causa de las armas, 3.000 de ellas por suicidios.

El paquete de medidas de la Casa Blanca exige a los vendedores de armas de fuego la verificación de antecedentes criminales de sus clientes -requisito para obtener una licencia-, no solo para aquellos que operan en un espacio físico sino también para aquellos que venden armas por internet o aún en las ferias de armamentos que se montan en centros comerciales.

La iniciativa también contempla el control de antecedentes criminales durante la compra de armamento a través de fideicomisos o corporaciones, e incluye el aumento sustancial en el personal especializado que se encargará de los chequeos de antecedentes.

Por otro lado, la Casa Blanca propone aumentar la ayuda para personas que sufren trastornos mentales graves y estimular el desarrollo de tecnologías para aumentar la seguridad de las armas de fuego.

La NRA se opone a las medidas

Por su parte, la National Rifle Association (NRA) reitera que el derecho a tener armas está contemplado en la segunda enmienda a la Constitución, se negó a participar junto a Obama en el programa.

"Me encantaría reunirme con ellos, me gustaría hablar con ellos", aseguró Obama, aunque hizo una puntualización: "La conversación tendrá que estar basada en hechos y en verdades, no en ficción", subrayó.

Mientras Obama seguía hablando en la CNN, el director ejecutivo de la NRA, Chris Cox, prefirió comparecer en la cadena rival, la Fox, para denunciar las maniobras del presidente como "un intento de distraer la atención del público estadounidense de sus fracasadas políticas". Volvió a repetir el argumento más lanzado contra el presidente: que "no apoya el derecho individual de poseer un arma" y que "no respeta la Segunda Enmienda y a los dueños de armas que cumplen la ley".

"Tengo derecho a protegerme", dice la viuda de Chris Kyle

Algunos de los asisentes del público, como la mujer que fue víctima de una violación y que dijo sentirse más segura con un arma, criticó también las medidas de Obama. "Quiero saber que tengo derecho a protegerme, que tengo la libertad de portar un arma cuando sienta que lo necesito", afirmó en su turno Taya Kyle. Ella es la viuda de Chris Kyle, el veterano francotirador autor de la autobiografía llevada al cine 'American Sniper', quien murió tiroteado por un veterano al que intentaba ayudar a superar el estrés postraumático de la guerra.

A las dos mujeres se le unió un sheriff aspirante a congresista republicano o a un alto directivo de la asociación de vendedores de armas, y Obama les recordó que ninguna de sus medidas, que buscan expandir los controles de antecedentes de los compradores de armas, les afectaría a ellos en cuanto a ciudadanos con todo el derecho de adquirir un arma de fuego.

"Nada de lo que hemos propuesto va a hacer más difícil que alguien como usted compre un arma. Nada de lo que proponemos le impide o dificulta hacerse con un arma si la necesita", insistió el presidente, que calificó de "conspiración" las reiteradas acusaciones de la oposición de que intenta quitarles las armas a todos los estadounidenses. Algo de todos modos imposible porque "solo me queda un año" de presidencia, recordó.