Los candidatos franceses a la presidencia ya usan ¡hologramas!! en sus mítines


  • El candidato francés Jean-Luc Mélenchon recurrió a un holograma para poder estar presente en dos actos el pasado domingo, uno en París y otro en Lyon. 

  • El presidente de India, Narendra Modi, fue uno de los primeros en utilizarlo, ofreciendo un mitin simultáneo en 140 escenarios repartidos por toda la India

Los candidatos a la presidencia ya usan ¡hologramas!! en sus mítines

Los candidatos a la presidencia ya usan ¡hologramas!! en sus mítines

"Si os dicen que tengo una doble vida con Mathieu Gallet, es mi holograma, pero no puedo ser yo", con estas palabras, el favorito en las elecciones franceses, Emmanuel Macron, desmentía los rumores que le relacionaba con el periodista Mathieu Gallet, presidente de Radio France. Al mismo tiempo hacía un guiño al hecho de que el candidato izquierdista Jean-Luc Mélenchon recurriera a un holograma para poder estar presente en dos actos el pasado domingo. Por si no tuviéramos suficiente con su imagen real, los políticos recurren a esta técnica cinematográfica para estar en dos sitios a la vez o para revivir a los muertos.

La holografía es una técnica avanzada de fotografía que consiste en crear imágenes tridimensionales. Para crear este efecto se utiliza un rayo láser que graba microscópicamente una película fotosensible. Fue inventada en 1947 por el húngaro Dennis Gabor, que recibió por este desarrollo el Nobel de Física. Hasta la fecha, su uso había estado vinculado a ciertas tareas tecnológicas y películas de ciencia ficción ¿quién no recuerda las apariciones de la princesa Leia, en apuros, en La Guerra de las Galaxias?

En el plano político, el presidente de India Narendra Modi fue uno de los primeros en utilizarlo. Primero en 2012 y luego repetiría en la elecciones presidenciales de 2014 como parte de su campaña para la reelección como gobernador de Gujarat para llegar a más potenciales votantes. No en vano, el electorado indio está compuesto por más de 800 millones de votantes. Es el más grande del planeta y el proceso de votación es unos de los más largos, lo que obliga a los candidatos a realizar maratonianas jornadas para atraer al mayor número de votantes.

Con esta técnica, según su equipo, llegó a dar un mitin simultáneo en 140 escenarios repartidos por toda la India y, en total, fueron 1.400 los mítines en 3D con los que pudo llegar a más de 50 millones de personas.

En Turquía, a principios de 2014, el primer ministro Erdogan también utilizó una imagen tridimensional de tres metros para “asistir” a un mitin de su partido (AKP), proyectando su holograma sobre un escenario.

El último político en sumarse a esta práctica ha sido el francés Jean-Luc Mélenchon que participó en dos actos de lanzamiento de campaña simultáneos en Lyon y París gracias a esta técnica.

El uso de esta tecnología no está exento de críticas ya que generalmente los ciudadanos quieren ver los candidatos en persona y en su ciudad y eso la tecnología, por muy avanzada que sea, es incapaz de conseguir. Además, se trata de una tecnología cara. La empresa Hologram USA, dirigida por el multimillonario griego Alkiviades David, cifra en 6 millones de dólares al mes la puesta en marcha de esta tecnología en EEUU. Según el equipo de Melenchon, usar esta técnica durante un acto de campaña ha tenido un coste de entre 30.000 y 40.000 euros.

No solamente los políticos acuden a esta tecnolgía. En el mundo del espectáculo ha permitido resucitar a grandes estrellas. En el 2012 el músico de rap Tupac se presentó en el concierto de Coachela, en California. Esto no hubiera tenido nada de extraño de no ser que Tupac estaba muerto.

En Japón, hasta unas estrella del pop Hatsune Miku es un holograma-estrella del pop  en Japón.

También el activismo político ha usado los hologramas para protestas. Fue en Madrid, donde miles de personas se manifestaron frente al congreso de los diputados contra ley mordaza.

Esta técnica puede aportar ventajas y, sin duda, abre un nuevo espacio en la comunicación política. Ofrece el don de la ubicuidad de los líderes políticos en campaña, que podrán podrán pronunciar el mismo discurso en distintos lugares y a la misma hora llegando a cualquier rincón del país.  Sin embargo, entre sus desventajas está la perdida de contacto con los votantes, cuando, precisamente, una de las críticas que reciben los políticos es el escaso contacto con la realidad y los ciudadanos.