¿Resistiría el 'chavismo' sin Chávez?


Chávez recibirá tratamiento por cáncer

Chávez recibirá tratamiento por cáncer

El regreso del presidente Hugo Chávez tras someterse a un tratamiento en Cuba contra el cáncer fue juubiloso. Salió de Caracas en una caravana de vehículos con techo descubierto proclamando al viento que hace poco soñó que Jesús le había dicho que no había llegado el momento de morir.Las primeras declaraciones públicas después de una operación fueron contundentes:"Estoy bien. Estoy caminando, deambulando por los pasillos. Sigo una buena dieta", dijo Chávez, citando una conversación telefónica televisada desde La Habana. "En este momento me estoy preparando para la caminata del mediodía y después tomaré un poco de sopa de calabaza... Esta mañana, un apetitoso yogur".Por supuesto, Venezuela ya ha pasado por esto en otras ocasiones.En junio pasado, el líder díscolo apareció en televisión, más solemne que nunca, para anunciar al mundo que sufría cáncer días antes de llegar al palacio presidencial de Miraflores en un resplandor de gloria. Pocos meses más tarde, anuncio que estaba "libre" de su enfermedad. Luego se puso bíblico."Me siento más y más cristiano", dijo entonces. "El socialismo es el camino de Cristo".Ese eco religioso es un leitmotiv que se perpetúa en la saga actual. "Soñé hace un tiempo que Cristo venía y me decía: "Chávez, levántate, no ha llegado tu hora de morir, es hora de vivir", dijo el presidente antes de cantar a pleno pulmón canciones folclóricas con simpatizantes durante más de cinco horas en directo en la televisión estatal. Al día siguiente, su vehículo hacia el aeropuerto internacional Maiquetia de Caracas llevaba adherida una imagen de Cristo.Sin embargo, detrás de la imagen entusiasta interpretada por el paracaidista reconvertido en presidente,se esconde una sensación de miedo que no se ha visto antes, durante sus 13 años en el poder. "No voy a ser capaz de continuar con el mismo ritmo", dijo antes de irse a Cuba. "Soy un ser humano. No soy inmortal".Y despuésllegó el punto decisivo."Independientemente de mi destino personal,esta revolución ya tiene su propio impulso y no se detendrá por nada ni por nadie".Por primera vez durante su mandato, Chávez habló de un futuro para su Revolución Bolivariana de la que no sería parte.Chávez ha moldeado a su Gobierno a su propia imagen y semejanza en la última década. Los fanáticos no tienen una afinidad con su Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), sino que son el mismo hombre. Llevan camisetas estampadas con su cara en lugar de con el símbolo del partido. De hecho, él es el símbolo de facto, no sólo del partido sino del Gobierno venezolano y del Estado.Los analistas han sacado algunos nombres por si se diera el caso de que Chavez no pudiera continuar en el poder.  El Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, es un fiel aliado de Chávez, y de hecho tiene su propia batalla con Henrique Capriles Radonski, el líder de la oposición que se enfrentará a Chávez en las elecciones presidenciales de octubre.Cabello, un ex oficial del ejército, perdió la gobernación de Miranda, el segundo estado más poblado de Venezuela, a favor de Capriles en 2008 en una gran victoria para Chávez.También está el vicepresidente Elías Jaua, quien está constitucionalmente encargado de sustituir a Chávez. Jaua ha dicho que no hay necesidad de quenadie de ni un paso hasta su asiento mientras el presidente tenga "las plenas facultades para hacerse cargo del Gobierno". A menudo está al lado de Chavez como su Ministro de Asuntos Exteriores Nicolás Maduro. Los dos representan el ala civil del Gobierno, mientras que Cabello se acerca más a los militares.Si el PSUV tiene muchas ganas de emular a la Cuba de Fidel y Raúl Castro, el trabajo podría desembocar en Adán Chávez, a quien Hugo se refirió una vez en tono de broma  como el "marxista de la familia".Sin embargo, muchos analistas dicen que no importa quién se haga cargo. "No hay chavismo sin Chávez", dice Boris Nomura del banco de inversión Nomura de Nueva York. "Si Chávez no se presenta, o si Chávez se presenta en un estado deteriorado y no puede hacer campaña las 24 horas los siete días de la semana tendría difícil conseguir una reelección".El analista político de Venezuela Carlos Romero, de la Universidad Central de Venezuela, fue crítico sobre la especulación. "¡No importa en absoluto¡, afirmó. "La situación general va a ser peor sin Chávez y las facciones lucharán entre sí. Todos ellos estarían en el poder sólo durante un corto período de tiempo", exclama Romero.Chávez afirma que su tratamiento está siendo todo un éxito, proclamando en Twitter que estaba "volando como el cóndor". Las autoridades de Venezuela tambiénhan pedido a la gente que ignore los rumores.Eso es difícil dado que la información disponible es muy limitada. A diferencia de sus homólogos de Brasil, Argentina y otros países latinoamericanos que también han sufrido cáncer hace poco, Chávez no ha revela muchos detalles, lo que continúa alimentado las especulaciones.