Sin lista negra el reto es que los paraísos fiscales cumplan sus compromisos

  • París, 7 abr (EFE).- La desaparición hoy de la "lista negra" con cuatro paraísos fiscales, que bajo la presión internacional se han comprometido a aplicar los estándares de la OCDE, significa que el reto es que los 42 centros financieros catalogados como poco colaboradores cumplan en la práctica sus compromisos.

La OCDE retira de su lista negra a Costa Rica, Uruguay, Malasia y Filipinas

La OCDE retira de su lista negra a Costa Rica, Uruguay, Malasia y Filipinas

París, 7 abr (EFE).- La desaparición hoy de la "lista negra" con cuatro paraísos fiscales, que bajo la presión internacional se han comprometido a aplicar los estándares de la OCDE, significa que el reto es que los 42 centros financieros catalogados como poco colaboradores cumplan en la práctica sus compromisos.

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, se encargó de anunciar que Costa Rica, Uruguay, Filipinas y Malasia se han comprometido a respetar los estándares internacionales de lucha contra la evasión fiscal desde que el pasado día 2 pasaron a constituir la "lista negra" de los paraísos fiscales solicitada por el G20.

"Es un progreso muy importante", se felicitó Gurría en una conferencia de prensa en la que destacó que la movilización internacional con motivo de la cumbre del G20 para combatir los paraísos fiscales ha obligado a muchos de ellos a moverse y a declarar que cumplirán con las reglas de la OCDE, y por eso "ahora la cuestión es cómo implementar" efectivamente esas declaraciones.

Ese mismo desafío fue destacado por el comisario europeo de Fiscalidad, Laszlo Kovács, que si por una parte celebró que la extinción de la "lista negra" supone que "el intercambio de información de acuerdo con los estándares de la OCDE será la norma", añadió que "ahora lo que nos preocupa es cómo se aplican".

Gurría reconoció que su organización no aplicará sanciones a los que no cumplan con el intercambio de información fiscal, una hipótesis difícil de concebir cuando podría tener que aplicarse a algunos de los Estados miembros de la propia OCDE -Austria, Bélgica, Luxemburgo y Suiza- o a Chile, que está en proceso de adhesión.

El secretario general quiso presentar el vaso medio lleno al señalar que espera que la presión internacional actual sirva para "incitar" a los 42 centros financieros que están en el punto de mira a atenerse a sus compromisos porque su objetivo es "no utilizar nunca" las sanciones.

En todo caso, recordó que corresponde a cada país decidir si establece sanciones, y también que los miembros del G20 en su comunicado emitido al término de la cumbre de Londres habían aventado la amenaza de las sanciones.

Gurría se defendió de haber elaborado con criterios políticos las dos "listas grises" de paraísos fiscales y otros centros financieros que no cooperan lo suficiente contra la evasión fiscal, al ser interrogado sobre la ausencia de Hong Kong y Macao.

Explicó que esos territorios no sólo han asegurado que cumplirán los estándares de la OCDE, sino que están bajo soberanía china, y Pekín respeta los compromisos sobre la cuestión.

La ausencia de Hong Kong y Macao de las listas ha alimentado la sospecha de que China, que se resistió a su publicación durante la cumbre del G20, sólo dio su brazo a torcer a condición de que esas dos jurisdicciones no aparecieran acusadas.

Gurría insistió en que los criterios para la elaboración de las listas son "objetivos", ya que para no figurar en ellas hay que tener al menos una docena de acuerdos de intercambio de información fiscal con otros países, y que se ajusten al referente de la OCDE.

Refiriéndose al caso de Suiza, Gurría puntualizó que el combate contra la evasión y el fraude fiscal no obliga a la supresión completa del secreto bancario, sino que lo que se exige es que dicho secreto no se aplique a los residentes de otros países para que las administraciones de estos últimos puedan cumplir su misión del cobro de impuestos.

"El objetivo es el intercambio de información" y "no la divulgación" de esa información, que sigue teniendo carácter confidencial y no puede hacerse pública, sino sólo utilizarse para fines fiscales, argumentó.

En la configuración actual de las listas, que la OCDE va a actualizar conforme le vaya llegando información de los países concernidos, hay 34 paraísos fiscales.

Allí figuran Andorra, Anguila, Antigua y Barbuda, Aruba, Bahamas, Bahrein, Belice, Bermuda, islas Vírgenes Británicas, islas Caimán, islas Cook, Dominica, Gibraltar, Granada, Liberia, Liechtenstein, islas Marshall, Mónaco, Montserrat, Nauru, las Antillas Holandesas, Niue, Panamá, Saint Kitts and Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Samoa, San Marino, islas Turks and Caicos y Vanuatu.

La que se conoce como la lista "gris clara" de "otros centros financieros" que tampoco han implementado "sustancialmente" sus compromisos para asumir los estándares internacionales reúne a Austria, Bélgica, Brunei, Chile, Guatemala, Luxemburgo, Singapur y Suiza.