Times Square 'destierra' a los vehículos y se convierte en la plaza peatonal más famosa del mundo

NUEVA YORK, 25 (del corresponsal de EUROPA PRESS, Emilio López Romero)

El mítico Times Squares de Nueva York se convirtió este domingo en la plaza peatonal más famosa de mundo después de que las autoridades cerraran al tráfico de vehículos la avenida Broadway entre las calles 42 y 47.

Eran las ocho de la tarde cuando se materializó el cierre de la no menos mítica avenida Broadway, donde se concentra la vibrante vida teatral de la Gran Manzana, que no sólo afectará a Times Square ya que los vehículos tampoco podrán acceder al tramo comprendido entre las calles 33 y 35.

El alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, lo había anunciado hace unos meses y ya entonces se desató una fuerte polémica entre los partidarios de que se mantuviera la zona abierta al tráfico y quienes desde ayer celebran la existencia de una nueva 'zona verde' en el corazón de Manhattan.

"Ahora ya no tendré que competir con los coches", afirma complacido uno de los muchos neoyorquinos que apoya la medida. "Para mí es maravilloso porque no tengo que circular por esta zona de la ciudad", añade otro vecino incapaz de ocultar su alegría.

SÉPTIMA AVENIDA

Pero muchos otros no tienen tan claro el plan del alcalde Bloomberg. "A nadie le gusta. ¿Ves el tráfico que hay?. Lo odio", critica sin pelos en la lengua uno de los miles de taxistas de Nueva York 'desterrados' de Times Square.

El Departamento de Transporte de Nueva York ha tenido que reorganizar la circulación en la zona y a partir de ahora los coches deberán continuar su ruta por la Séptima Avenida, al igual que las siete líneas de autobús afectadas por la medida.

El tráfico en Nueva York suele ser más compasivo con los conductores los fines de semana y en días festivos como hoy, cuando los estadounidenses celebran el Día de los Caídos, por lo que la verdadera prueba de fuego de esta polémica decisión será mañana martes.

Times Square, con sus 'edificios-anuncio' iluminados las 24 horas del día por luces de neón, es uno de los símbolos de la 'ciudad de los rascacielos' y quizá el más inmortalizado en la gran pantalla, donde desde hace más de cien años propios y extraños se congregan para celebrar la entrada de Año Nuevo.