EMPRESAS Santander gana 3.616 millones hasta junio, un 24% más

Un 'justiciero' mata a un adolescente negro amparado por la 'Ley de la Raya en la Arena'


George Zimmerman, un hispano de 28 años y capitán de barco, decidió autoproclamarse algo así como el 'sheriff' de su vecindario en Sanford, Florida. Desde enero, llamó a la policía 90 veces para denunciar que algún sospechoso (según su criterio) había entrado en su territorio, por el que patrullaba diariamente.El pasado 26 de febrero, un chico negro de 17 años, llamado Trayvon Martin, le pareció una amenaza. El chico hablaba por teléfono. El 'sheriff' llamó a la policía, que le dijo que no saliera del coche y esperara a que llegaran ellos. No lo hizo. Según su versión, abandonó el vehículo con una pistola en la mano, confrontó al chico, tuvieron una pelea y le disparó con su arma de 9 milímetros en defensa propia. Martin no iba armado. Falleció.Varios vecinos llamaron alertando de que había una pelea en la zona. De fondo de algunas de ellas se oye el grito de alguien pidiendo ayuda, aterrorizado por una amenaza. Sybrina, la madre del fallecido, afirma que esa voz es la de su hijo.La policía interrogó a Zimmerman y lo dejó libre al instante. No puso en duda su versión, a pesar de que quien disparó, un fornido bastante mayor que la víctima, se enfrentó a un chaval que venía de comprar una bolsa de chucherías y una lata de té helado. Por teléfono hablaba con su novia. Aparentemente, solo trataba de refugiarse de la lluvia.Charles M. Blow, columnista de color del New York Times, escribía el pasado viernes: "Trayvon es negro. Zimmerman no. Trayvon fue enterrado el tres de marzo. Zimmerman todavía está libre y no ha sido arrestado ni acusado de ningún crimen". Se pregunta Blow, además, por qué se considera sospechoso sin más a un muchacho que resulta ser un destacado deportista sin un solo delito en su vida. Y por qué el agresor salió del coche y fue por el chico, aun cuando la policía le había dicho expresamente que no lo hiciera."Como padre de dos adolescentes negros, este caso me toca de cerca. Es el miedo que me atenaza cuando pienso en que mis hijos están ahí fuera: que un tipo con una pistola y el dedo dispuesto pueda considerarlos sospechosos", escribe Blow.La cuestión de este caso es que a George Zimmerman le protege la ley. Desde 2005, una norma bautizada como 'Stay your Ground' ('Defiende tu posición'), 'No Duty to Retreat' ('Sin necesidad de retroceder') o 'Line in the Sand' ('Raya en la Arena') permite disparar contra alguien si sientes que amenaza tu vida o tu seguridad. Así de simple. La norma, promulgada por el entonces gobernador Jeb Bush, hace muy difícil perseguir una situación tan aparentemente dudosa como ésta. Cinco años después de su entrada en vigor, los homicidios que se consideraron como justificados se triplicaron, y la ley se aplicó en 93 incidentes que acabaron con 65 muertos.Casi un mes después del fallecimiento de Martin, el caso se ha convertido en un punto de disputa racial. La entrada en juego de los colectivos de afroamericanos y de algunos famosos que han mostrado su apoyo a que se detenga a Zimmeman (como el director de cine Spike Lee, el cantante Wyclef Jean o la actriz Mia Farrow) ha hecho que el Departamento de Justicia y el FBI hayan anunciado que, ahora sí, se va a investigar la muerte de Trayvon Martin.