Unas 200.000 personas despiden en Seúl al ex presidente Roh

SEÚL, 29 (EUROPA PRESS)

Unas 200.000 personas se dieron cita hoy en el centro de Seúl para dar su último adiós al ex presidente surcoreano Roh Moo Hyun, quien presuntamente se suicidó el sábado pasado, en el funeral que se celebró en su honor en un palacio de la capital antes de ser enterrado en su localidad natal.

Según la Policía, al menos 180.000 personas se congregaron en la Plaza de Seúl para asistir al acto en memoria de Roh, en la que supone la mayor concentración de personas en el país desde las protestas contra el vacuno estadounidense el año pasado en este mismo lugar.

Los partidarios de Roh, sin embargo, cifran en entre 300.000 y 400.000 las personas que se dieron cita, en mayoría ataviadas con gorras y globos amarillos, el color que el ex presidente utilizó durante su campaña electoral.

Roh, de 62 años, falleció el pasado sábado tras lanzarse por un barranco cerca de su localidad natal, aparentemente por la presión que sentía por la investigación por sobornos a las que está siendo sometido y que enturbió su mandato como combatiente de la corrupción. El ex presidente descartó en todo momento estas acusaciones.

El funeral de Estado se celebró en el antiguo palacio real de Seúl y a él asistieron unos 3.000 dignatarios, entre ellos el actual presidente, Lee Myung Bak, y los ex presidentes Kim Dae Jung y Kim Young Sam, así como diputados y diplomáticos.

"Nos hemos reunido aquí para decir adiós al ex presidente Roh Moo Hyun, quien pasó su vida luchando por los Derechos Humanos, la democracia y el fin del autoritarismo, fue un verdadero presidente del pueblo", destacó durante la ceremonia el primer ministro, Han Seung Soo.

Tras seguir la ceremonia por pantallas gigantes en el exterior del palacio, los miles de surcoreanos recorrieron las calles de Seúl, algunos de ellos increpando a los Policías que vigilaban todo el recorrido. Unos 21.000 agentes antidisturbios fueron desplegados en la zona para evitar protestas.

A continuación, en la Plaza Seúl, se llevó a cabo un rito y miles de personas siguieron a pie el féretro de Roh mientras el convoy abandonaba la capital para su cremación. El ex presidente será incinerado y sus cenizas seran trasladadas para ser enterradas cerca de Bongha, a unos 450 kilómetros al sureste de Seúl, como pidió en la nota que dejó a su familia antes de suicidarse.